Métodos alternativos de calefacción y refrigeración

La climatización del hogar va mucho más allá del equipo de aire acondicionado o de calefacción que le coloquemos. Hay muchas otras formas en las que podemos ayudar a hacer del clima interno del hogar el más acogedor y confortable, ¡y sin gastar dinero en ello!

Cerrar herméticamente todas las aberturas

La prudencia y la cautela son esenciales. Debemos mantener puertas y ventanas cerradas, incluso con las persianas y las cortinas bien colocadas, en los horarios de mayor rigor climático exterior al hogar. Así, ayudaremos a que no ingrese un calor o un frío excesivos al interior.

Es necesario asegurarse de que las puertas y ventanas tengan buenos sistemas de cierre, casi hermético. Esto nos ayudará a prevenir que ingresen corrientes de aire que afecten el clima interno. Puedes colocar burletes de espuma sintética flexible, que te facilitarán la tarea y que sólo te costarán algunas monedas. También coloca almohadillas de arena o de espuma sintética en las aberturas de mayor tamaño.

Si no cuentas con un sistema de cierre del tiro de la estufa de leños, coloca grandes bollos de papel periódico durante el verano, para evitar que ingrese aire caliente por allí. En invierno, bastará con tener algunos pocos troncos o brasas encendidas que hagan humo o calor, para prevenir el ingreso de aire frío. También aprovecha para cocinar alimentos allí, minimizando el gasto de gas durante el invierno.

Las ventanas que den hacia el poniente suelen ser las más rigurosas en épocas de calor. Coloca cortinados internos y/o externos para prevenir la alta temperatura. En invierno, las aberturas hacia el sur suelen ser las más rigurosas. Coloca vidrios de doble marco y cortinas o persianas externas e internas para prevenir el ingreso del frío. Para economizar, haz tus propias cortinas decorativas con materiales económicos y hasta con papeles. Coloca papel adhesivo translúcido sobre los vidrios para prevenir el ingreso del frío, con sólo algunas monedas.

Cambiar el exterior para mejorar el clima interior

El exterior de nuestro hogar tiene mucho que ver con el clima interior, en especial en los frentes que den hacia zonas ventosas o de gran exposición solar. Puedes recurrir a la colocación de acabados y tapiados que aíslen estas paredes, para prevenir que el clima extremo afecte la temperatura de tu hogar. Otra muy buena manera de lograrlo por muchísimo menos dinero es “tapiar” la pared con un cerco verde.

Por pocos billetes puedes adquirir en el mercado plantas trepadoras y enredaderas que irán recubriendo tus paredes. Esta aislación verde permitirá mantener esa pared más fresca en verano y más cálida en invierno, y además, estarás haciendo tu parte para depurar el aire de tu comunidad.

El techo es parte esencial de la casa en lo que respecta a la temperatura interna. Debes colocar algún sistema de protección y aislación, como planchas de membranas impermeables, para prevenir que el clima externo afecte la temperatura de tus ambientes. Puede que resulte costoso al momento de su colocación, pero esto te permitirá ahorrar buen dinero en la calefacción y la refrigeración posteriores. Además, te ayudará a prevenir el ingreso de humedad a las estructuras.

Finalmente, recuerda que las puertas y cierres metálicos son ideales para conducir las temperaturas. En lo posible, reemplázalos por otros de materiales diversos (los de madera son muy efectivos). También puedes ayudarte con cortinas de telas y papel para aislarlos. Aprovecha sombrillas de playa y lonas durante el invierno para ello.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo mantener el clima interior realizando cambios económicos en el hogar, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social