Cómo mantener el clima fresco en la cocina

Cómo mantener el clima fresco en la cocina

La cocina suele ser un lugar donde el calor está presente. Aquí tienes algunos tips para mantenerla más fresca

Consejos para mantener fresca la cocina

Tips para mantener más fresca la cocina

La cocina es, ciertamente, el corazón del hogar. Es tal su calidez, que habitualmente necesitamos recurrir a sistemas de aclimatación para mantenerla refrigerada. No es para menos: allí hay motores de funcionamiento continuo (como el del refrigerador), además de que habitualmente encendemos los quemadores, el horno, el microondas y otros electrodomésticos.

Pero podemos aplicar algunos trucos para mantener la cocina bastante más fresca, sin encender el ventilador ni aires acondicionados de enorme consumo energético. Sólo hace falta dedicarnos a este ahorro con ganas, y lograrás el cometido desde el primer día.

Minimiza el uso de los artefactos

Lo primero es restringir el uso de artefactos eléctricos y a gas que emiten calor. La nevera debe permanecer en constante actividad, pero puedes prescindir de licuadoras, procesadoras y batidoras, realizando las tareas a mano. Esto también te ayudará a ahorrar en el consumo eléctrico. Regula la nevera para que propicie el clima interior adecuado a la época del año, así el motor se ve menos exigido y, con ello, con un menor arranque y funcionamiento.

Cómo mantener el clima fresco en la cocina
En la cocina el calor es muy común, pero podemos refrescarla con estos trucos

"Siempre antes de cocinar, abre la ventana de la cocina o una puerta que propicie la circulación del aire."

El horno de microondas es fantástico, pero también es una gran fuente de calor. Prefiere calentar varios platillos o bebidas al mismo tiempo, y evita su uso en todo lo que puedas. Calentar el agua en la hornalla de la cocina genera menos calor, y también menos gasto.

Ventila la cocina para refrescar

Antes de cocinar, abre la ventana de la cocina o una puerta que propicie la circulación del aire. Esto será fundamental, pues hará que el aire circule llevándose consigo el calor generado, al tiempo que evitará la acumulación de vapor y de olores en la cocina.

Mantén siempre limpios los ductos de ventilación, ya sea rejillas de muro o la salida de la campana de la cocina o del extractor de aire. Abriendo esta vía ayudarás a la ventilación de una manera libre de gastos. Recuerda minimizar también el uso del extractor de aire, dejándolo sólo para casos especiales, como cuando hagas frituras o prepares alimentos vaporosos.

"Mantén siempre limpios los ductos de ventilación de la cocina para mantenerla más fresca."

Aprovecha los alimentos fríos

El verano tiene una enorme ventaja en lo que respecta a la cocina. Podemos dejar apagado el horno durante días y días, aprovechando deliciosas recetas libres de cocción. Ensaladas, sándwiches, fiambres, frutas y otros son tus aliados aquí, que te ayudarán a ahorrar en el consumo eléctrico y de gas, y que también colaborarán en mantener la cocina fresca y libre de aromas desagradables.

Aprovecha los días cálidos para colocar una mesa en el jardín o para salir a hacer picnics cuando quieras, y también utiliza la parrilla o la barbacoa para cocinar puertas afuera. De este modo podrás disfrutar de tu hogar fresco y ventilado sin que ello signifique una merma en tus ahorros.