La decoración al servicio de la calefacción

Probablemente te hayas sorprendido por el titular de esta nota, pero es así de sencillo: la decoración que elegimos para ambientar nuestro hogar también puede ayudarnos a mantenerlo cálido y confortable.

Cortinas y telas para aislar el clima exterior

Ante todo, debemos evitar las superficies frías. Esto se aplica a cualquier plano: paredes, techos, pisos y muebles u objetos. Las superficies metálicas y de vidrio son buenas transmisoras de la temperatura y, con ello, del clima exterior hacia el interior del hogar. Así, procuraremos recubrir estas superficies aprovechando cortinas de materiales más bien pesados, gruesos, que excedan el tamaño de la zona a cubrir.

Si no cuentas con buen presupuesto para cortinas, puedes hacerlas tú mismo, comprando telas al por mayor (que serán mucho más económicas), o bien aprovechando otros materiales. Los tejidos elaborados a partir de bolsas plásticas (las que te dan en las tiendas) son ideales para frenar el ingreso del frío, y también los papeles pueden ayudarte en esta tarea. Con pocas varillas y cintas puedes lograr una cortina romana de papel de seda blanco o de algún color: personal, y efectivo.

Coloca almohadillas tubulares rellenas con algodón o vellón por frente a las puertas, para prevenir el ingreso del frío. Dales tu toque personal, o realízalas con la misma tela de la tapicería de tu juego de living o de tus cortinas. Decorarás, y evitarás el ingreso de frío.

Alfombras y electrodomésticos para aclimatar

Las alfombras son ideales para prevenir el frío del piso. Puedes comprar alfombras económicas y personalizarlas a tu gusto con algunos detalles de bordado o de pintura. Harás una gran diferencia en la temperatura, y podrás decorar sin salirte del presupuesto.

Aprovecha el calor emitido por los artefactos y electrodomésticos para minimizar el gasto de calefacción. Al decorar, coloca la televisión y el ordenador lejos de puertas y ventanas, para aprovechar el calor que desprenden y evitar su fuga.

Decoración y adornos

Evita que las paredes se enfríen. Decora con tapices y murales para aprovechar más el calor. Los cuadros y marcos con fotografías también pueden ayudarte en este emprendimiento. Coloca afiches, cuadros, pinturas y hasta pareos de playa para decorar la habitación, y al mismo modo hacer una parte para conservar el calor del interior, sin gastar de más en calefacción.

Finalmente, un truco magistral: aísla la superficie de manera funcional. Las estanterías con adornos y abalorios, así como las grandes bibliotecas llenas de libros, permiten aislar efectivamente el ambiente. Aprovéchalos, decorando de manera personal y eficaz.

Muchas veces se tiende a subestimar el número de personas que desean hacer un regalo
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo mantener cálido el hogar desde la decoración, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social