Cómo manejar el Mal de Patria

El mal de patria es ese sentimiento de nostalgia que nos invade al estar fuera de nuestro país, una sensación difícil de evitar cuando estamos lejos de casa.

Cómo manejar el Mal de Patria

¿Qué es el mal de patria?

Muchas veces debemos de dejar el país que nos vio nacer y que nos dio la crianza por muchos años. Por causas del destino, nos toca mudarnos a un lugar lejano, y es cuando empezamos a sentir depresiones sin saber por qué, ya que todo a nuestro alrededor está bien. 

El mal de patria es simplemente recordar con un sentimiento de tristeza nuestra tierra de origen, y es muy normal que esto suceda.

Cómo manejar el Mal de Patria
¿Qué es el mal de patria? Consejos para superar la tristeza al estar lejos de nuestro país.

© Depositphotos.com/IngvarrKirillov

"El mal de patria es simplemente recordar con un sentimiento de tristeza nuestra tierra de origen, y es muy normal que esto suceda."

Consejos para superar la tristeza al estar lejos de nuestro país

  • La situación para esta tristeza es entender que si estas fuera de tu país, cualquiera que sea el motivo, debes asumirlo. La mayoría de las personas que dejan su patria lo hacen por un motivo de superación y de búsqueda de nuevas oportunidades. Si este es tu caso, recuérdalo cada vez que te sientas mal.
  • No hay medicina que sane este mal, pero algo que si ayuda es desahogarnos y dejar que nuestro cuerpo y alma se sientan tristes por un momento, y luego, recordar los motivos que nos hicieron dejar nuestro país y seguir adelante.
  • El mal de patria depende mucho de qué es lo que a ti realmente te hace falta; si es la familia lo que extrañas, trata de mantenerte comunicado lo más posible. Si es la comida, intenta buscar alguna forma de cocinar tus platos favoritos. No hay manera de evitar el mal de patria, pero si que no se vuelva muy doloroso.
  • Trata también de acoplarte a tu lugar de estadía, haciendo amigos e incorporándote a las festividades de ese país, aunque para ti no sean tan divertidas, ya que tienes que tener muy claro que si has viajado a otro lugar para vivir, pues debes también ir identificándote con ellos, para que así tu finalidad tenga un éxito total.
  • Muchas veces, el entorno y los objetivos logrados hacen que nunca más quieras volver. Siempre tu país natal será el más querido, pero si por circunstancias de la vida tienes que probar otros rumbos, trata de hacer este viaje el más placentero de tu vida, para que no sientas tan fuerte el dolor de lo que dejas atrás.