Manchas Falsas para hacer Bromas

Manchas Falsas para Gastar Bromas

Para alimentar a tu lado más juguetón, hoy te enseñamos a fabricar manchas falsas para hacer bromas que podrás usar para sorprender, enfadar y también para reírte con tus amigos. En especial para las festividades especiales, como el Día del trabajo o el de los Inocentes, que suele celebrarse en la mayoría de los países el 28 de diciembre (1 de abril en Estados Unidos). En este día (y muy a diferencia del origen real de esta celebración), se juegan bromas y malas pasadas entre los amigos, la familia y los compañeros del trabajo, ¡y tú puedes aprovechar para poner en marcha esta genial travesura!

Cómo fabricar las manchas falsas

Para hacer una enorme mancha que quitará la cordura a cualquiera, sólo necesitas tener a mano un vidrio limpio y seco, una pastilla de jabón (el de lavar las manos está bien), y cola blanca escolar.

Primero, frota con el jabón el vidrio, cubriéndolo muy bien, para permitir que la cola no se adhiera del todo a la superficie. Ten en cuenta que este es el momento de decidir el color de tu mancha: para modificarlo, simplemente toma una cantidad de cola blanca y agrégale colorante vegetal de uso gastronómico (y no acuarelas, temperas o acrílicos), que logrará una apariencia translúcida y mucho más realista. Si tu “mancha” quisiera imitar la de algún alimento o bebida opaco, entonces sí puedes usar acrílicos u otros pigmentos.

Bromas con manchas falsas. Idea original para gastar bromas en la oficina. Cómo fabricar manchas falsas para hacer bromas en casa

© Depositphotos.com/photkas

Imagen 1. Usando colorantes puedes crear manchas para hacer bromas en la cocina, imitando condimentos, salsas, chocolatadas o lo que quieras.

Ya que lo hagas, sólo vuelca la cola blanca dando la forma y el tamaño que quieras para tu mancha. Debes lograr un grosor de unos 3 milímetros: no demasiado delgada, pues resultaría en una mancha que se quebrará fácilmente, ni demasiado gruesa, pues al secarse se cuartearía. Deja secar, si puedes dentro de la nevera para que haya un ambiente húmedo que evite que la cola se reseque demasiado.

Una vez seco, sólo despega con cuidado, sin doblar demasiado para que no se quiebre. Un buen truco es insertar un cuchillo largo y delgado por entre la cola y el vidrio, permitiendo así retirarla en una sola pieza, bien plana. Lo único que resta es ponerla para hacer bromas en un sitio donde sepas bien que tu víctima no desee verla.

Cómo gastar las bromas: Refrescos derramados

Para hacer una mancha bastante realista y con algo de volumen, bastará con fundir (en el microondas o a baño María) una barra de silicona, de la que usas en las artesanías, dentro de un vaso o una taza. Agrega un poco de colorante vegetal y, cuando esté bien líquido, simplemente voltea el vaso sobre un vidrio rociado con algo de aceite. Cuando seque tendrás un derrame que espantará a todos.

Manchas de barniz de uñas

También puedes hacer una mancha falsa con barniz para uñas, que promete aterrorizar a cualquier mujer que bien sabe que este producto es demasiado difícil de quitar del todo de las superficies. El truco tendrá más y mejor efecto cuando pongas la “mancha” sobre una mesa de madera laqueada, o sobre alguna de las prendas de vestir favoritas de la pobre víctima.

Para hacerla, consigue un bote de un esmalte de uñas de un color bastante llamativo. Pon un trozo de papel film de cocina sobre la encimera y vuelca un poco del barniz, en la forma, tamaño y cantidad que quieras. Ahora, deja secar a la perfección, y ya seco, corta el papel film que sobresalga de la mancha. Podrías intentar retirarlo, pero para que la broma no se convierta en un desastre, lo dejaremos puesto al dorso de nuestras manchas. Asegúrate de dejar destapado el bote, para que se seque el resto de barniz que haya quedado dentro (puedes hacer varias manchas al mismo tiempo).

Para gastar esta broma, sólo pon la “mancha” sobre la ropa, los papeles, la mesa más elegante que tenga tu víctima. Dale más realismo colocando el bote de barniz con su boca justo encima, y el pincel apoyado también, como si se hubiera caído y arruinado todo.

¿Para qué hacemos estas manchas?

Es sólo para entretenernos en el trabajo, en casa, o para reírnos con esos amigos que tienen gran sentido del humor. Pero te pedimos que las uses a conciencia: hay muchas personas que en verdad no gustan de ser el objetivo de las travesuras de los demás, y que podrían verse ofendidos.

Dependiendo del material que uses y del grosor que le des a tus manchas para hacer bromas, podrán acomodarse genial sobre los papeles de trabajo y sobre el informe recién impreso que tu colega ha dejado sobre su escritorio. Tus hijos adolescentes o tu pareja gritarán hasta el cielo cuando vean una enorme mancha de leche con chocolate sobre el teclado de su ordenador, y por qué no, usarla para jugarle una travesura a tu mamá, cuando ha preparado ese elegante vestido sobre la cama para ir a la cena formal de esa noche.

Puedes darles el color que quieras, la forma el tamaño y hasta agregarle algún que otro elemento, como una mosca de goma u otro, para hacer un efecto aún más realista. Ahora que ya sabes cómo fabricar manchas para hacer bromas, ¡el cielo es el límite para tus diabluras en la oficina!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Manchas Falsas para hacer Bromas, te sugerimos que visites nuestra sección Deportes y juegos.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social