Los Tipos de Atracción

Los Distintos Tipos de Atracción Amorosa

Seguramente alguna vez has sido víctima directa del desarrollo de algunos tipos de atracción que poco tienen que ver con el amor y con la belleza convencional. Ese colega en el trabajo que no te parece bello ni atractivo, pero que en poco tiempo saca a la luz montones de cualidades que lo convierten en alguien absolutamente irresistible. O tal vez es esa compañera de la escuela que al principio del año te encantaba, pero que al final del ciclo ya ni te interesa. ¿Qué es lo que sucede, y por qué somos capaces de modificar nuestro parecer?

La atracción y el enamoramiento

La atracción y el enamoramiento son dos cosas absolutamente diferentes. El enamoramiento es algo que puede o no relacionarse al amor, y que a menudo tiene cierta conexión con el erotismo, la seducción y las emociones. Puede no ser ni correspondido ni percibido, y de hecho lo único que lo separa de los diversos tipos de atracción es que tiene una fuerte carga emocional, aunque sólo sea por parte de quien lo siente.

Las diversas formas de atracción. Tipos de atracción amorosa. Cómo funciona la atracción entre personas

© Depositphotos.com/Drago_Nika

Imagen 1. Hasta las personas más dispares pueden encontrarse por varios factores de atracción amorosa.

La atracción, por su parte, puede existir sin carga emocional alguna. Eso no significa que no la posea jamás: puede comenzar sólo como una seducción física, intelectual u otra, y derivar en una fuerte emoción que conduzca al enamoramiento y al amor. La atracción y el enamoramiento a menudo se encuentran en su camino en la formación de relaciones, sean o no duraderas.

Los diversos tipos de atracción

¿Qué atrae a las personas? ¿Su belleza, su intelecto, su actitud? Estos factores ciertamente son fuentes de atracción, pero hay muchos otros que también entran en juego, y que tal vez no habías notado antes. Conoce estos otros tipos de atracción:

Atracción por aspecto: Puede ser la forma más directa de la atracción: la del físico. Pero no sólo se debe a la belleza convencional, sino también a cierto rasgo que te atrae (los ojos, el cabello, lo que sea), y también por similitud con tu propio aspecto o con el de otra persona a quien estimes. Por ejemplo, esa mujer termina por gustarte pues sus ojos son idénticos a los de tu querida y comprensiva tía, o ese hombre termina por gustarte porque sus ademanes te recuerdan a los de tu honorable y adorable abuelo.

Atracción por cercanía: La proximidad que tienes con una persona es otra fuente de atracción. Los colegas del trabajo con los que pasas la mayor parte de tu día, los compañeros de estudios con los que pasas horas y horas, esa vieja amistad con la que pasas mucho tiempo a lo largo de los años terminan por atraer tu atención, mayormente porque el tiempo compartido nos permite conocernos mejor en nuestro estado “natural” (algo que casi nunca sucede en las citas).

Atracción por complementariedad: Hay un viejo refrán popular que dice que los opuestos se atraen, y este es el claro ejemplo. Pero no se trata de opuestos absolutos, sino de complementarios. Si tú eres “todo blanco”, conocer a una persona que sea “todo negro” (pero con sustento y similitudes en otros aspectos) te será mucho más atractivo que quien sea “todo gris”, por decirlo de algún modo. Lo mismo aplica a si tú eres amante de las letras y conoces a un amante de los números, y otros casos similares.

Atracción por similitud: Es parte de nuestra condición humana gustar de nosotros mismos. Y cuando nos vemos reflejados en otra persona, ya sea en rasgos físicos, gestos, vocabulario, ademanes, ideologías, creencias u otros, normalmente nos gusta lo que vemos, y nos sentimos atraídos a ello.

Los casos de no-atracción

¿Y qué hay del caso contrario?. Muchos de estos tipos de atracción son también una fuente de “des-atracción”. Por ejemplo, ese compañero de clases con el que pasabas tanto tiempo en la prepa, y que te encantaba, hoy ya ni siquiera te interesa, pues la atracción que sentías por él se debía sólo a la proximidad. Una vez que se marca la distancia, la atracción se desvanece.

Lo mismo puede explicar cómo es que alguien de pronto deja de gustarte cuando hace cierta acción (y eso era lo que te atraía en verdad, por ejemplo, era una persona elegante y de pronto lo encuentras en una situación poco agraciada y ya ni siquiera te interesa), o cuando cambia el color de su cabello, o expresa una idea que es diametralmente opuesta a la tuya. Conocer el tipo de atracción no siempre será posible, pero sí podrás identificarlo fácilmente una vez que se pierda el encanto y analices qué es lo que sucedió para que eso pase.

Estas situaciones, por diversos factores, son de hecho sólo una muestra de las tantas maneras posibles en las que nuestra mente quiere acercarse o alejarse de quienes nos rodean. ¿Te has sentido identificado con alguno de estos tipos de atracción en tu vida diaria?

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Los Tipos de Atracción, te sugerimos que visites nuestra sección Relaciones interpersonales.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social