Problemas de Lenguaje en Niños

Problemas Habituales en el Lenguaje de los Niños

Durante los primeros 2 a los 4 años de vida se desarrolla el habla que permite comunicarse con los demás. Pasada esta etapa pueden aparecer algunos problemas de lenguaje en niños a los que hay que prestar atención, permitiendo así una detección temprana.

Te contamos cuáles son los inconvenientes más habituales y sus signos de alerta para que puedas reconocerlos. 

Cuándo prestar atención a los síntomas de los trastornos del lenguaje

Analiza la presencia de estos síntomas sólo a partir de la edad de escolarización del pequeño, aproximadamente a los 5 años, pues si estos signos se presentaran antes no sería de mayor gravedad, sino un paso normal en el desarrollo del lenguaje.

Es hacia los 5 años de edad que el pequeño ya debería permitir una comunicación fluida y coherente. Analiza si al niño se le puede entender bien lo que dice, en el correcto uso de las palabras (es normal que haya algunos errores en las conjugaciones y en la formación de palabras), si omite letras o sonidos al hablar, si los sustituye por otros, si puede pronunciar bien las letras de mayor desarrollo (como la “R”), o si se queda sin voz (afónico o disfónico) con demasiada frecuencia.

4 problemas de lenguaje en niños. Trastornos más comunes en el lenguaje de niños. 4 trastornos del lenguaje en niños. Problemas del habla en niños
Imagen 1. Recuerda que los trastornos del habla pueden ser síntomas de otras condiciones: presta atención a las señales.

Si notas estas señales, es necesario hacer un análisis más profundo y, si lo consideras necesario, consultar con un médico logopeda o un especialista en foniatría infantil.

Los 4 principales problemas de lenguaje en niños

La primera consulta se basa en el retraso en el desarrollo del lenguaje. El niño no incorpora tantas palabras, le es difícil iniciar o mantener conversaciones, y no logra relacionar adecuadamente las palabras.

No debe confundirse con el segundo motivo de consulta, la dislalia, que es una inmadurez del lenguaje. Esto significa que el niño ha formado un buen vocabulario, sí logra seguir conversaciones normalmente, pero no articula bien las palabras, distorsiona los sonidos, a veces omite y o reemplaza fonemas, con palabras habituales como “po” en lugar de “por”, o enunciando la "L" en lugar de la “R”, y algunos más.

Hacia los cinco o seis años de edad, también es común que se desarrolle la tartamudez, que afecta sólo la fluidez de la comunicación y no la pronunciación de los fonemas o la adquisición de las palabras. Este trastorno del lenguaje en los niños tiene múltiples orígenes posibles, pero de todos modos es un buen motivo para consultar al especialista cuando no desaparece por su cuenta hacia los 6 a 7 años de edad.

Finalmente, el cuarto de los problemas más habituales es el trastorno de la voz, en el que se ve afectado el timbre, tono, volumen e intensidad del sonido que emite el pequeño al comunicarse. Suele acompañarse de afonía y tensión muscular.

Señales de alerta y principales síntomas

Debes analizar la manera en la que tu hijo o hija se expresa, hacia los 5 años de edad, procurando detectar de forma temprana las siguientes condiciones:

  • Abuso de gestos y onomatopeyas para expresar una idea que no logra articular con palabras
  • Afonía, disfonía, ronquera en la voz con demasiada frecuencia
  • Agitación al hablar o respiración por la boca al hacerlo
  • Cambios en la voz: timbre, sonido, intensidad
  • Dificultad al pronunciar fonemas y sonidos (“agüelo” por “abuelo”, o “álbol” en vez de “árbol”)
  • Distorsión del lenguaje, formación de palabras incoherentes e incomprensibles
  • Habla infantilizada o “pronunciación de bebé”
  • Habla interrumpida o incapacidad de seguir una línea de diálogo simple
  • Omisión de sonidos y fonemas (por ejemplo, “gacia” en lugar de “gracias”)
  • Reemplazo de fonemas y sonidos por otros más simples de pronunciar (como “quero” en lugar de “quiero”, o “abiazo” en lugar de “abrazo”)
  • Repetición compulsiva de sílabas o fonemas (tartamudez)
  • Vocabulario reducido, expresado de manera incompleta como un telegrama, sin artículos, pronombres o conectores

No sólo se trata de pronunciar bien, sino que estos trastornos a menudo son el reflejo o la consecuencia de otros a los que se debe prestar especial atención. Si se detectan a tiempo, los principales problemas de lenguaje en los niños se podrán corregir y así permitir una comunicación sin dificultades a lo largo de toda su vida.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Los Problemas de Lenguaje en Niños más Comunes, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social