¿Los embutidos son saludables?

Si bien no se trata de alimentos sanos, tampoco puede decirse que sean malos en la medida que los consumamos con precaución. ¿Qué tan dañinos son los embutidos para nuestra salud?

¿Los embutidos son saludables?

¿Qué son los embutidos?

Los embutidos son una mezcla de carne y vísceras procesadas, normalmente de forma industrial, y embutidas (por eso su nombre) en un trozo de piel de tripa de animal. Son un alimento muy habitual para consumir especialmente con bocadillos de pan y en tentempiés varios, y pese a que gustan mucho tanto a jóvenes como a adultos, su consumo debe realizarse de forma prudente para no alterar nuestra salud.

Cómo conservar los embutidos frescos

  • Si son piezas enteras y están curadas, como el típico jamón de bellota, se pueden conservar al aire libre sin problemas, preferentemente en un ambiente seco y oscuro, tapando la parte descubierta del embutido con algún tipo de paño o papel seco.
  • El resto de embutidos es mejor conservarlos en la nevera una vez abiertos, lugar donde se pueden guardar hasta dos semanas como máximo sin problemas.
  • También existen los embutidos al vacío, que ofrecen una mayor conservación, y que igualmente una vez abiertos deben guardarse en la nevera.

¿Los embutidos son malos para la salud?

Y llegamos al punto que nos interesa, ¿los embutidos son en realidad malos para nuestra salud?. Pues la verdad es que se puede decir que sí, siempre y cuando se consuman de forma desmesurada. La mayoría de embutidos como el chorizo, el jamón cocido, la sobrasada, las longanizas o la morcilla, cuentan con mucha grasa y colesterol del malo, así como un gran aporte de calorías (entre 500 y 600 por cada 100 gramos) que para nada conviene a nuestra salud.

Estos tipos de embutidos más grasosos y deben consumirse sólo de forma excepcional, de una a tres veces por mes sería lo recomendable en la mayoría de casos. Por si fuera poco, los embutidos contienen un buen aporte de sodio, desaconsejable si padecemos de tensión alta.

Alternativa a los embutidos grasos

Otra forma de consumir embutidos pero no con las grasas saturadas ni las calorías de los anteriores, es comprar productos similares pero mucho más saludables, por ejemplo, la mortadela de pavo o el jamón de York. 

Al comprar este tipo de carnes en el supermercado, es recomendable leer la etiqueta del producto y observar su aporte en calorías (no se recomiendan más de 300 por cada 100 gramos), su cantidad de grasa total (no más de un 10-15%) y especialmente el apartado de grasa saturada, donde es aconsejable que no llegue al 7 u 8%.

"Los embutidos contienen un buen aporte de sodio, desaconsejable si padecemos de tensión alta."

'

"Al comprar embutidos en el supermercado, es recomendable leer la etiqueta del producto y observar su aporte en calorías."