¿Sabías que Tenemos 9 Sentidos?

Nuestros 9 Sentidos

Para comprender la realidad y formar una mejor relación con nuestro entorno, nos valemos constantemente de nuestros sentidos. Hay cinco que seguramente ya conoces, pero que no son los únicos medios por los cuales sentimos, experimentamos, nos comunicamos y percibimos todo lo que sucede a nuestro alrededor.Conoce los 9 sentidos del cuerpo humano en esta nota.

Los cinco sentidos que todos conocen

Desde la escuela primaria aprendemos que los seres humanos funcionamos y nos conectamos con nuestra realidad a través de nuestros cinco sentidos: la vista, el olfato, el gusto, el tacto y la audición. Éstos nos advierten de los peligros, nos acercan a las personas, y nos invitan a explorar al mundo.

Descubre los 9 sentidos del cuerpo humano. el cuerpo humano y los 9 sentidos

© Depositphotos.com/mjth

Imagen 1. Gracias a la propiocepción podemos sentarnos, caminar y movernos de miles de maneras sin tener que pensarlo.

Los nombrados son los más conocidos o, mejor dicho: los más reconocidos, probablemente por haber sido enunciados por Aristóteles como “los cinco sentidos eternos”. Vale decir: nuestros cinco sentidos externos, de acuerdo a la teoría del conocimiento de Aristóteles, nos aportan información sobre lo que nos rodea. Una vez recibidos estos estímulos, nuestro sentido común los procesa y suma a información a la imaginación, para que el objeto (la persona, la situación) se fije en nuestra memoria como una experiencia y una noción, es decir: un conocimiento.

Los 9 sentidos del cuerpo humano

Pero además de estos 5 medios, también interpretamos nuestro entorno por otros que no quedarían clasificados entre los primeros cinco. Estamos hablando de nuestros nueve sentidos que, sumados a la vista, el olfato, el oído, el gusto y el tacto, nos ayudan a funcionar en el día a día, y que nos permiten experimentar el ambiente, las situaciones y más:

  • La Equilibrio-cepción: Es nuestra capacidad de detectar el equilibrio en el sentido estricto de la palabra: inclinaciones, pendientes, estructuras y demás. Funciona gracias a los fluidos del organismo, en especial del oído interno, y nos facilita saber cuándo podemos correr peligro en diversos ambientes, cuándo hay cambios en el suelo, y demás.
  • La Noci-cepción: Es nuestra capacidad de sentir el dolor. Por demás importante para nuestra subsistencia y para nuestro funcionamiento normal.
  • La Propio-cepción: Es el conocimiento de nosotros mismos y de nuestras propias dimensiones: hasta dónde llegan nuestros pies, brazos, espalda, y más. Imagínate caminar o subir una escalera sin este sentido: sería una tarea de constante análisis y temor, sin embargo, es algo que hacemos mecánicamente.
  • La Termo-cepción: Es nuestra capacidad de sentir la temperatura o, más precisamente: el calor, a través de nuestra piel. Si bien se liga al sentido de tacto, no es exactamente lo mismo: uno es el contacto contra algo físico, y el otro es la experimentación de calor en el objeto o superficie, el aire, etc.

Otros sentidos menos reconocidos

Esta es una de las interpretaciones de nuestro funcionamiento más aceptada, sin embargo, muchos especialistas en neurociencias y estudiosos de la filosofía y funcionamiento humano afirman que hay muchos más sentidos que los mencionados.

La corriente principal de ellos indica que el ser humano posee un total de 21 sentidos, mientras que otros más transgresores anuncian que tenemos un total de 27. Algunos de los que se incluyen son:

  • El cinestésico: La noción de nuestro propio movimiento
  • El de electrocepción: La capacidad de dominar la electroquinesis y de percibir campos eléctricos.
  • El de la intuición: Uno de los más preciados, es la capacidad de anticipar sucesos antes de que ocurran y de tener conocimientos no estudiados convencionalmente en nuevas situaciones. Se lo relaciona al Tercer Ojo.
  • El de visión energética: La capacidad de percibir (a menudo: visualizar) los campos energéticos. Es el que se le adjudica a quienes pueden ver el aura.
  • El del yo ajeno: Nuestra capacidad de identificar y tolerar personalidades y criterios distintos al propio, e incluso erráticos en nuestra propia persona.
  • El direccional: Relacionado a la magnetocepción; define la capacidad de percibir nuestra orientación magnética y astral en el entorno.
  • El gravitatorio: La capacidad de percibir la fuerza gravitatoria. Este sentido es muy aplicado en las prácticas de Tai Chi.
  • El intelectivo: La noción del pensamiento ajeno. Muchos lo relacionan a la empatía y las capacidades psíquicas, como la telepatía y la carividencia (que también se la define como un sentido).
  • El sentido vital: El conocimiento inconsciente del funcionamiento de nuestros propios órganos y sistemas.
  • El verbal: El reconocimiento de sonidos, vibraciones y palabras ajenas a las propias.

Ahora ya lo sabes: no sólo funcionas en el mundo gracias a la vista, el olfato, el oído, el gusto y el tacto, sino que podemos ir por allí sin caer, sin olvidar, y con una mayor integración al entorno gracias a los nueve sentidos del cuerpo humano… ¡y algunos más también!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Los 9 Sentidos del Cuerpo Humano, te sugerimos que visites nuestra sección Esoterismo y Espiritualidad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social