Cuidados de los muebles de exterior

El cuidado de muebles de exterior

La compra de materiales, elementos y mobiliario es una gran fuente de gastos en el hogar. Por eso, aprender a darles un buen cuidado a nuestros muebles de exterior es una manera de evitar el gasto de su compra o arreglos, y también es lo que nos facilitará ponerlos en venta en cualquier momento.

A diferencia de los muebles del interior, los del jardín, terraza o azotea están constantemente expuestos a las inclemencias del clima, a insectos y animales, al polvillo del aire y muchas otras agresiones. Esto hace que sea necesario un mantenimiento mucho más regular, incluso de varias veces por semana, complementado con reparaciones una vez al mes, y una prevención dos a tres veces por año.

Limpieza regular de los muebles

La limpieza es la mejor manera de mantener los muebles de exterior. Ya sean de madera, plástico o hierro, dos a tres veces por semana repásalos con un paño apenas húmedo, y luego seca con uno seco y suave que no raye las superficies. Haz la limpieza en un día fresco o al abrigo del sol, pues el agua del primer paño podría dejar marcas si se seca demasiado pronto.

Si posee cojines o tapicería, dos a tres veces por semana debes aspirarlas para retirar el polvillo y los depósitos de huevecillos de insectos. Si no posees aspiradora, pasa un cepillo de cerdas plásticas firmes. Si la suciedad fuese extensiva, espolvorea primero con bicarbonato de sodio, deja actuar por 30 a 45 minutos, y luego cepilla en seco.

Mantenimiento y prevención de muebles de exterior

Cuando tus muebles estén fuera de uso, cúbrelos con un plástico grande o, al menos, con una vieja sábana sin hoyos. Esto los protegerá del sol y también de la suciedad, aunque no de la humedad si utilizaras géneros en lugar de plástico. Deja la parte inferior algo abierta para procurar la ventilación en este caso, pues si hubiese humedad condensada dentro podría provocar el desarrollo de hongos y moho.

Una vez por mes debes revisar tus muebles, corroborando que sus clavos y tornillos estén firmes, aunque no haya roturas. Si las hay, haz las reparaciones necesarias de inmediato, previniendo daños mayores. Revisa las pinturas y barnices, pues una vez cada tres a cinco meses puedes aplicar nuevas capas por prevención, si así lo prefieres. Esto los mantendrá en perfectas condiciones para su venta, lo cual hará mucho más redituable el gasto de los materiales como pinturas y lacas utilizadas.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Gracias por leer Limpieza y mantenimiento de muebles de exterior, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social