Limpieza económica de pisos y paredes del exterior

Limpieza económica del exterior

Ya sea en el interior del hogar como también en el exterior, mantener la higiene y la limpieza no sólo responde a nuestro deseo de tener un hogar vistoso. Las suciedades y defectos de los pisos y paredes pueden ser el origen de males mayores, que van más allá de lo estético: pueden ser el réquiem ideal para la proliferación de hongos, bacterias, y el punto de atracción de pestes, roedores y otros tipos de visitantes indeseados, que ponen en peligro nuestro presupuesto, además de la salud.

Pero, ¿cómo es exactamente que es nuestro presupuesto el que se ve afectado?

Pues simple: pestes, hongos, bacterias y demás son problemas a los que debemos dar solución, ya sea mediante la contratación de profesionales en control de plagas, o bien en la extrema reconstrucción de las estructuras afectadas. Como sea, nuestro presupuesto puede ser quien pague las consecuencias de un simple descuido.

Ante la menor señal de alarma debes ponerte en acción. Un hogar limpio es un hogar saludable, que evita arreglos, reparaciones y otros gastos previsibles.

Limpieza económica con bicarbonato de sodio

Nuevamente, el bicarbonato de sodio entra en acción. Este ingrediente de uso mayormente culinario es ideal para una limpieza económica en nuestro hogar. Y es que actúa como un corrosivo suave, incluso como un agente efervescente cuando lo mezclamos con un medio ácido, que logra desprender virtualmente cualquier tipo de suciedad, eliminando el foco de los problemas de raíz.

Por ejemplo, cuando notamos manchas, restos de suciedades o demás en la zona de la barbacoa o de la parrilla, o en cualquier recoveco de pisos y paredes del exterior, solemos intentar limpiarlos con agua directa o con trapos sucios. Puede que eliminemos la parte visible del problema, pero hemos dejado un ambiente acogedor y bien húmedo que favorece la formación de hongos, entre otros males.

Tanto en el exterior como también en el interior, la mejor solución es hacer una pasta ligera con bicarbonato de sodio y agua templada. Simplemente aplicamos la pasta allí, y luego de dejar actuar por una a tres horas (dependiendo de la mancha) aclaramos con un paño apenas húmedo en una mezcla de agua con vinagre blanco, o directamente en vinagre. Esto no sólo retirará la pasta en la que han quedado atrapadas las suciedades, sino que también desinfectará la zona.

El vinagre, aliado para una limpieza económica

Además del genial bicarbonato de sodio, habrás notado que en lo que respecta a la limpieza hogareña a favor del presupuesto y el ahorro mencionamos constantemente al vinagre. Elegimos, por lo general, el vinagre blanco o vinagre de alcohol, pues no posee colores ni aromas que perduren. Este elemento, mezclado con el bicarbonato de sodio, produce una efervescencia corrosiva suave que desprende suciedades. Pero también puedes utilizarlo solo, como un potente limpiador y desengrasante.

Por ejemplo, en paredes y pisos del exterior el vinagre es ideal. Es el limpiador económico adecuado para higienizar drenajes, coladeras del patio, y logra eliminar restos o marcas de moho y hongos de humedad.

Para quitar los restos de sarro, cal o manchas de humedad de las piedras, el vinagre blanco es el mejor aliado: lo mezclas con agua templada y cepillas la zona a tratar o, mejor aún: toda la pared o el piso. Tendrás un resultado eficaz, en una superficie limpia, higienizada, desinfectada, ¡y brillante!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Limpieza de paredes y pisos del exterior con productos económicos, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social