Cómo Limpiar un Colchón en 5 Pasos

Guía para Limpiar un Colchón en 5 Pasos

Mantener nuestra cama es fundamental, por eso hoy no sólo te enseñamos cómo limpiar un colchón, sino también cómo darle salud y protegerlo de todo tipo de potenciales problemas. Es que a menudo subestimamos la importancia de realizar estas simples tareas de mantenimiento, pero cuando comprendas la importancia de darle los cuidados necesarios, te será muy sencillo implementar todos estos consejos a tu rutina regular.

¿Por qué limpiar el colchón?

Seguramente lavas las sábanas, ventilas el nórdico y también aseas el cabecero y las demás estructuras de la cama. Y es genial que lo hagas. Pero también necesitas limpiar el colchón adecuadamente, y por muy buenas razones.

El colchón es la superficie que permite nuestro descanso físico y mental cada noche. Pero, al mismo tiempo, es durante el sueño que nuestro cuerpo ejecuta muchas de las funciones de desintoxicación de todos nuestros órganos y tejidos, principalmente mediante la sudoración que, naturalmente, va a dar a las sábanas. Al lavarlas, nos desprendemos para siempre de esas toxinas… o eso es lo que pensamos, ya que al ser materiales permeables, buena parte de lo que va a dar a ellas se traspasa hacia el colchón.

Guía para la limpieza y mantenimiento del colchón. Cómo mantener el colchón limpio y saludable. Consejos para la limpieza del colchón

© Depositphotos.com/PixelsAway

Imagen 1. El bicarbonato de sodio, la aspiradora y el sol directo son tus mejores aliados para limpiar el colchón y desinfectarlo.

Lo mismo ocurre con el polvillo y la suciedad de ambiente, todo tipo de humedades, células muertas y cabellos que perdemos constantemente, alérgenos como el polen de ambiente, etc. Como ves, tan sólo estos motivos son de por sí suficientes para comprender que limpiar el colchón sumará salud y reducirá peligros potenciales.

5 pasos para limpiar el colchón

1. Retira el cobertor, los abrigos de cama, las sábanas y hasta el protector del colchón, si lo tienes, y llévalos a lavar en ciclo adecuado y a temperatura algo caliente (unos 70°C a 80°C), agregando vinagre blanco y/o bicarbonato al agua del lavado, para desinfectarlos a la perfección. En lo posible, seca estos tejidos al sol directo, para dejarlos con buen aroma y desinfectados. También plancharlos te ayudará a eliminar microorganismos y posibles insectos ocultos entre los hilos, como ácaros y otros.

2. Con las ventanas abiertas y eligiendo un día cálido para hacerlo, aspira con alta potencia tu cochón, por ambas lados si puedes. Usa los cepillos y terminales adecuadas para cubrir absolutamente toda su superficie, incluyendo las costuras perimetrales, superiores, laterales, detalles decorativos, rejillas de ventilación y otros.

3. Analiza la superficie en busca de manchas de humedad u otras. Si las ves, espolvorea con bicarbonato de sodio y frota con las yemas de los dedos, apenas húmedas. Deja actuar por 30 a 60 minutos, y vuelve a aspirar. Si hiciera falta limpiar con más profundidad, aplica la solución más adecuada para cada tipo de mancha. Para las generales, frota con un viejo cepillo de dientes humedecido en agua jabonosa, y aclara con agua limpia. Deja secar a la perfección, usando la plancha o una secadora de cabellos si prefieres para acelerar el secado, aunque también puedes encender el ventilador de techo o de pie y dejar que la circulación de aire se encargue.

4. Ya limpio de sus manchas, es tiempo de desinfectarlo y desodorizarlo. Para ello, nada como el simple bicarbonato de sodio. Sólo espolvorea en cantidad suficiente sobre toda la superficie (esta vez con las ventanas cerradas, para evitar las corrientes de aire). Deja actuar por 2 o hasta 3 horas, y por último aspira el bicarbonato completamente.

5. Si el clima lo permite con buen sol y aire seco (y si cuentas con algo de ayuda), termina esta limpieza poniendo el colchón sobre una mesa limpia y grande, directamente al sol. Deja que se desinfecte y evaporen las humedades durante 1 a 2 horas de cada lado, y luego vuélvelo a poner en tu cama.

Finalmente, no te olvides de rotarlo al menos 4 veces por año. Hazlo en el sentido de las agujas del reloj, ya sea de a cuartos (si fuera cuadrado) o en medias vueltas, y también exponiendo hacia arriba ambas caras a lo largo del año. Ahora ya sabes cómo limpiar un colchón, mantenerlo saludable, y también tener un sueño más reparador.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Limpiar un Colchón en 5 Pasos, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social