Cómo Limpiar tus Energías Mentalmente

Limpieza Energética con tu Mente

Para hacer una limpieza energética no siempre necesitas contratar a un profesional ni ir con un chamán a la cima de un cerro sagrado. Puedes tú mismo, en casa y en cualquier momento, hacer una eficaz limpieza de tus energías mentalmente, para mejorar tu cuerpo, tu mente y también los distintos espacios de tu hogar u oficina.

Habrá muchas personas que descreerán de las limpiezas energéticas, imaginando escenarios de gurúes, inciensos y cánticos. Pero lo cierto es que cualquier persona puede realizarlas para mejorar su estado de ánimo, su salud y sus alegrías.

Se trata de liberarnos, al menos por algunos minutos cada día, de los pesares diarios de nuestro agitado estilo de vida. Debemos ser conscientes de lo que este estrés provoca en nuestro cuerpo y en nuestro humor. La limpieza energética con la mente es una ayuda a todo esfuerzo que podamos hacer para vivir mejor y en plenitud, conectándonos con nosotros mismos y con nuestro entorno de un modo íntimo y muy saludable. Se trata de tomar conciencia de lo que “somos”, lejos de los que “tenemos” y de donde “estamos”.

Pasos para limpiar tus energías con la mente. Limpieza energética con visualización. Limpia tus energías desde la mente.

© Depositphotos.com/Yaruta

Imagen 1. Disfruta y aprecia todo lo positivo que cada día tiene para ofrecer, y concéntrate en ello para eliminar el estrés y lo negativo.

Cómo limpiar tus energías con la mente

Al efectuar la limpieza energética con tu mente, primero necesitas tomar conciencia de lo que haces. Lo imperativo es lograr despegarnos de la mentalidad diaria, esa que usamos (y que necesitamos) para vivir en el mundo moderno cada día. Los conceptos de bienes materiales, de dinero, del cuerpo y otros no se relacionan con el mundo de las energías. Vale decir: relájate, acalla la mente y deja ir esas preocupaciones por el dinero, el gusto o disgusto por tu cuerpo, los nervios por todo eso que “quieres”.

Al momento de hacer la limpieza energética mentalmente, libera las emociones negativas. Respira profundo, pon música suave o alguna melodía que eleve tu espíritu. Procura apagar o silenciar el móvil, desconecta unos minutos el teléfono de tierra (o al menos reduce su sonido), elige un momento en el que no haya interrupciones. Ponte ropa cómoda, blanca o de colores vivaces. Quítate los zapatos, para sentir la tierra, el césped, la alfombra en tu piel. Libérate de lo malo, respira tomando conciencia del aire que ingresa en tus pulmones, y que sale cargando con lo malo, con el estrés, con el temor, las preocupaciones, todo lo negativo.

Así de fácil y de posible. Sólo necesitas tomar conciencia de ti mismo para comenzar con tu rutina de limpieza energética. No hace falta practicar poses, mantras ni cantos especiales. No debes recitar, ni meditar ni hacer nada que no tengas el deseo de hacer. Sólo concéntrate en lo positivo, aprecia los pequeños detalles (en tu cuerpo, en tu personalidad, en tu hogar), aumenta la apreciación de ellos, concéntrate en lo positivo que cada pequeño ítem tenga.

Usa los recursos que prefieras y que sientas cómodos de realizar. Meditar es una herramienta excelente, pero si no es la que prefieres usar, entonces busca la propia. Puedes cantar tus canciones favoritas, sonreír, bailar, jugar con tu mascota, cocinar ese platillo que te llena de gozo. También puedes hacer limpieza energética con otra de las herramientas más fáciles y efectivas: la visualización.

Visualización para limpiar tus energías

Imagínate bañado de luz, radiante, brillante y feliz. Sólo cierra los ojos por unos minutos y observa tu hogar reluciente, lleno de energía positiva que la recorre como pequeños espíritus que curiosean por cada rincón, dejándolo brillante y lleno de positividad. Imagínate a ti mismo cubierto por una energía como un torbellino que te baña de bienestar, que recorre tu cuerpo y se lleva consigo todo lo malo. Imagínate sumergiéndote en un lago perfecto, de color violeta, blanco, rosado; visualiza cómo te sumerges y, al salir de él, ya no cargas con el peso de lo negativo, sales de ese lago seco, brillante, sonriente.

Si eres religioso, rézale a tu Ángel. Si no lo eres, canta y baila. Visualízate feliz, radiante, libre de enfermedad, de pesar, de estrés. Usa el jabón, en la ducha o en el baño diario, como si fuera un limpiador de las energías que, además de higienizar tu piel, se mete en tus poros, toma lo negativo de tu cuerpo, y lo lleva consigo con el agua. Imagina que esa escoba es capaz de retirar las energías negativas invisibles de tu casa o de tu oficina. Haz lo que quieras, concentrándote en lo positivo, confiando en que lo que estás haciendo funciona, cada día más y mejor.

Cuánto y cuándo hacer la limpieza energética

Puedes realizar la limpieza energética con tu mente a diario, si quieres, o tal vez sólo una vez por semana, cuando puedas o la necesites. Al principio del día o al final de la jornada, en el momento en que quieras y que puedas. No es necesario apartar demasiado tiempo para hacer una limpieza de las energías: sólo algunos minutos de dejar ir lo negativo y convidar buenas intenciones a nuestro ser y a nuestro espacio.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Limpiar tus Energías Mentalmente, te sugerimos que visites nuestra sección Esoterismo y Espiritualidad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social