Cómo limpiar los dientes a perros y gatos

De ntro de la rutina de higiene de nuestra mascota, debemos tener en cuenta la limpieza regular de su dentadura. Ya sea que tengamos perros o gatos, debemos poner en práctica estos consejos para asegurar su higiene, sanidad y también su belleza bucal.

Es importante respetar una rutina de higiene en general, sin excedernos pero sin descuidar el aseo de las mascotas. La limpieza bucal puede ser practicada con mayor regularidad al baño, aunque siempre debemos consultar al veterinario al respecto. La alimentación (el tipo de alimentación y la rutina) y las características del animal serán factores fundamentales a la hora de definir la regularidad de la higiene bucal de la mascota, por lo que la opinión profesional no ha de ser subestimada.

Sin restricciones que lo contraindiquen, podemos higienizar los dientes de nuestra mascota una vez por semana, o incluso más seguido. Para hacerlo, utilizaremos productos que no sean nocivos ni agresivos con la mascota. La pasta dental de propósitos de uso humano, suele ser toda una golosina para perros y gatos, pero quizás sus componentes no sean del todo beneficiosos o gentiles con su organismo. Por ello, procuraremos utilizar pasta dental de uso animal, o la que nos recomiende el médico veterinario, y un cepillo diseñado especialmente para ellos, aunque también podemos usar cepillos de dientes para niños, que son más suaves y delicados.

En las tiendas de mascotas podremos encontrar paquetes o kits de higiene bucal animal. En ellos tendremos cremas o pastas dentales, cepillos, o incluso accesorios de limpieza. Uno de ellos es una suerte de cepillo que se coloca en nuestro dedo, con una cobertura flexible que hace más sencilla la tarea de higiene en animales de mayor tamaño.

Cuando realicemos la higiene bucal, debemos observar el comportamiento del animal. Tenemos que considerar que estamos manipulándolo en una zona que nos deja a merced de sus mordidas, por lo que si ese día la mascota no se halla a gusto, detendremos el proceso y lo dejaremos en libertad, para no incomodarlo ni hacerlo sentir agredido. Si en cambio el animal tuviese un tamaño pequeño, podemos envolverlo en una toalla para minimizar rasguños y agresiones.

Luego de finalizar la limpieza bucal, podemos ofrecerle al animal agua para beber y enjuagarse la cavidad oral. Luego, recuerda gratificarlo con mimos y caricias, para que se sienta confortable y a gusto. Y no olvides hacer una limpieza bucal profesional al menos una vez al año (o con la regularidad que te indique el veterinario) para evitar enfermedades y problemas orales en tu mascota.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo limpiar los dientes a perros y gatos, te sugerimos que visites nuestra sección Mascotas.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social