Cómo limpiar las prendas de cuero

Consejos para limpiar y cuidar las prendas de cuero

¿Qué sería de los rebeldes y del rock & roll sin las prendas de cuero?. Desde su imposición en la moda, la ropa de este material ha marcado tendencias y hasta nos encuadra en grupos sociales. También son las encargadas de dar glam, convertirnos en el centro de las miradas, y aportar un toque de lujo natural a nuestro vestir.

Pero hasta la más bella prenda de cuero puede pasar al olvido si no les hemos dado el mantenimiento adecuado. Por lo tanto, es mejor tener presentes estos consejos para limpiarlas y cuidarlas.

Cuidado general de las prendas de cuero

Sean botas, calzados, chaquetas, incluso pantalones y hasta faldas, las prendas de cuero requieren de un cuidado y de un mantenimiento regular. En especial si vives en una ciudad de clima seco y árido: el cuero, como cualquier producto natural, necesita una correcta hidratación y algunos mimos tales como los que le das a tu propia piel.

Luego de cada uso, corrobora el estado de tus prendas de cuero, limpiando con un paño suave y apenas húmedo (si lo prefieres, humedecido en una leche o tónico de limpieza y remoción de maquillaje) para quitar cualquier suciedad depositada en esta fina textura. Luego de limpiar, seca bien y saca brillo con un papel tissue, frotando en movimientos circulares pequeños.

Al menos una vez por año debes aplicar un acondicionador de cuero, que encontrarás en tiendas de calzados y en mercados de abarrotes, en la sección de productos de limpieza. Estos acondicionadores protegen el cuero, dejándolo recubierto de una delgada capa que permite su mejor brillo.

Una a dos veces por año, humecta la prenda con un humectante especial para cueros. Si lo prefieres, usa humectante para la piel, eligiendo uno hipoalergénico, aplicando con un algodón en pequeños movimientos circulares, y frotando luego con un paño muy suave o con papel tissue, para retirar el resto de producto y evitar manchas.

Mantén siempre las prendas de cuero bien colgadas, con espacio holgado, y cubiertas por una tela liviana para evitar el roce con los botones, cierres y superficies rígidas de otras prendas. Utiliza perchas que no tengan pinzas y cuyo ancho de hombros coincida con el de las prendas.

En el caso del calzado y de las botas de cuero, coloca bollos de papel blanco por dentro, para absorber la humedad y mantenerlas estiradas, evitando que se formen grietas o marcas.

Cómo limpiar las prendas de cuero

A la hora de limpiar una prenda de cuero, tarea que debes emprender tres a cuatro veces por año al menos, comienza por el interior, el cual suele ser de otro material. Limpia con poca humedad siempre, para no dejar manchas. Puedes utilizar una aspiradora de ropa (o una aspiradora común con la boquilla adecuada) para retirar la suciedad suelta, y luego frotar con paños o cepillos suaves y poca humedad.
La mezcla de agua y bicarbonato de sodio es ideal para limpiar, desodorizar y dejar la prenda de cuero en óptimas condiciones.

Una vez limpio por dentro, debes asear el exterior de la prenda frotando despacio con un algodón o esponja suave, embebida en agua tibia y jabón neutro. Enjuaga con la esponja en agua limpia, y seca con un papel tissue o con una tela muy suave.
Antes de volver a colgar la prenda, déjala secar a la perfección en un sitio templado, ventilado y al abrigo del sol directo.

Ya bien seca, cuelga siguiendo las instrucciones aprendidas, y mantén tus prendas de cuero como nuevas durante muchos años, con tan sólo unas acciones simples cada tres a cuatro meses.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo limpiar las prendas de cuero, te sugerimos que visites nuestra sección Ropa y calzado.

Esta nota te fue útil?
15 valoraciones.
El 73% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social