Cómo Limpiar el Sanitario

Guía para la Limpieza del Sanitario

Si hay una estancia del hogar a la que quieras prestar atención en su mantenimiento, seguramente será el baño. Es que, junto con la cocina, son los sitios que necesitan de higiene, desinfección y atención diarios, para asegurar la salud y el bienestar de todos los habitantes del hogar, y también la de sus visitantes. Aprende cómo limpiar el sanitario correctamente, en el orden y de la manera indicados.

Productos de limpieza para el sanitario

En el mercado encontrarás numerosos productos de limpieza específicamente formulados para los diversos sectores del sanitario. Algunos se caracterizan por eliminar virus, bacterias y microorganismos, además de blanquear las lozas y cerámicos, y otros prometen eliminar el sarro y disolver los restos de jabón. Estos productos son en verdad eficientes en su poder de limpieza, y dejan las superficies relucientes.

Consejos de limpieza para el sanitario. Cómo higienizar y desinfectar el sanitario. Claves para limpiar el sanitario.

© Depositphotos.com/yacobchuk1

Imagen 1. Al limpiar el sanitario no te olvides de los muros, techos y mobiliarios, además de los cerámicos, la grifería y los accesorios.

Sin embargo, muchas personas prefieren evitarlos por los residuos químicos que dejan en una superficie tan íntima y personal como es la del cuarto de baños, y prefieren hacer sus propios limpiadores combinando partes iguales de agua, vinagre banco, y jugo de limón fresco y bien filtrado. El limón entero puede ayudarte a eliminar sarro, calcificaciones del agua y restos de jabón, y el bicarbonato de sodio desodoriza y libera desagües, al tiempo que dejará los cerámicos impecables y brillantes. Sea cual fuere la opción que elijas, antes de limpiar el sanitario ten todos los elementos de limpieza listos para ser usados, y consérvalos fuera del cuarto de baño, pues el calor y la humedad que hay en esta habitación luego de tomar tu baño puede afectar su funcionamiento.

Elementos y materiales de limpieza

En lo que respecta a los elementos de higiene, necesitarás tener una escobilla sintética para la taza (poceta, inodoro). Lo mejor es conservarla en un contenedor plástico, cerámico o de vidrio en el que hayas colocado partes iguales de agua y desinfectante, de modo de mantenerlo desinfectado antes y después de cada uso,. Si prefieres no tenerlo en el líquido, sólo sumérgelo en un recipiente descartable o lavable con desinfectante (o lejía, lavandina u otro, diluido), deja actuar por unos 5 minutos, y después aclara en agua y deja secar a la perfección.

El resto de las superficies se limpiarán con escobillas de goma reutilizables (vidrios, espejos, ventanas, mamparas, cerámicos de la caja de la ducha y demás), pulverizando primero las superficies con el producto adecuado, repasando con la esponja, y limpiando con la escobilla de goma.

Para  los demás sectores necesitas usar paños. Aunque lo más higiénico serían los descartables, lo cierto es que es poco responsable con el entorno. Entonces, optamos por los reutilizables: usa uno para cada superficie o elemento, y después, desinféctalos dejándolo en una cubeta con agua y desinfectante o lejía, luego aclara en agua, y lava en una misma tanda con otros elementos de limpieza del hogar a alta temperatura. Esto los mantendrá separados durante el uso, pero listos para entrar en acción cuando quieras.

Pasos para limpiar el sanitario

Para saber cómo limpiar el baño no basta sólo con tener las técnicas y los productos, sino que también necesitas saber el orden adecuado para realizar las tareas. Lo más importante es respetar el uso de los elementos: un paño para cada superficie, sin mezclarlos antes o durante de la limpieza. Después, podrás dejar todos los paños en la cubeta de desinfección, previo al lavado, pues lo importante es no intercambiarlos antes o durante el uso.

En cualquier tarea de limpieza, debes comenzar desde el punto más lejano a la puerta de ingreso y hacia la salida, y desde arriba y hacia abajo. En el sanitario, además, tenemos el detalle de las zonas “más delicadas”, como lo son la caja de la ducha o la bañera, la poceta y el bidet. Aunque cada quien tiene su propia rutina, esta es una guía que tal vez te interese si no sabes siquiera por dónde comenzar, o si quieres probar una nueva manera de hacer las cosas:

1. Asegúrate de usar guantes de goma para limpiar el sanitario, y lávalos con desinfectante luego de cada uso.
2. Comienza limpiando el lavabo, la grifería y las zonas de menor contaminación.
3. Luego, limpia los muros de la ducha y la bañera. También las cortinas, grifería y complementos del baño, incluyendo la alfombrilla y el piso.
4. Aplica el producto desinfectante para el interior de la taza y del bidet, distribuyéndolo con el cepillo adecuado, para dejarlo actuar por unos 15 a 20 minutos.
5. Aplica el producto adecuado para limpiar la mochila, la tabla y los exteriores de los cerámicos. Enjuaga con agua y un paño.
6. Cepilla e interior de la taza y del bidet, y enjuaga con agua.
7. Por último, limpia el piso con desinfectante, y deja secar ventilando.

Recuerda utilizar los elementos de higiene propios para cada sector del cuarto de baños. Una vez usados, ponlos en una cubeta con agua y desinfectante, para sanearlos antes de lavarlos apropiadamente. Si el clima lo permite, luego del lavado sécalos al sol, para desinfectarlos por completo. Así, habrás aprendido a limpiar el sanitario para asegurar tu salud, y la de todos los ocupantes de tu hogar.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Limpiar el Sanitario, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social