La sal como agente de limpieza del hogar

La sal es un condimento infaltable en la cocina, sin embargo, posee otros usos que resultan sumamente útiles en el hogar, por ejemplo: en las tareas de limpieza. Veamos la forma de utilizar sal en el hogar, para economizar en las labores de limpieza y mantener las superficies libres de suciedades.

La sal como desengrasante

La sal es un gran agente desengrasante. Sus cristales atrapan la grasa y las suciedades oleosas, facilitando su extracción. Por ejemplo, puedes colocar sal directamente sobre viejas manchas de grasas solidificadas, como en los quemadores, en el horno o en los hornos eléctricos o de microondas, y dejar actuar. Luego, retírala raspándola con un cepillo de cerdas duras o medias, y limpia con un trapo apenas húmedo en agua tibia. Repite la acción cuantas veces sea necesario, y verás resultados impecables.

Cuando la mesada, los elementos, el piso o cualquier superficie posee una rajadura o hendidura profundas, se suelen depositar allí suciedades rebeldes. Una buena forma de limpiarlas es espolvorear con una buena cantidad de sal fina y dejar actuar. Luego, debes verter un chorro de agua hirviendo para quitar la sal, y repetir la operación hasta eliminar los restos por completo.

La sal es ideal para atrapar vapores sueltos, que produzcan olores desagradables. Si vas a cocinar algo que emita olores, coloca un montículo de sal en la base inferior del espacio interno del horno. Esto ayudará a eliminar el mal olor de manera efectiva, manteniendo el horno más higiénico y la cocina mejor aromatizada.

Sal para limpiar metales y otras superficies

La sal también es ideal para limpiar metales de una manera efectiva. Al poseer una propiedad abrasiva suave, la sal resulta ideal para pulir y limpiar diversas superficies. Para limpiar la vajilla o la cubertería de metal, por ejemplo, podemos utilizar una mezcla de sal fina con harina y vinagre blanco. Frotaremos con cuidado la superficie o el elemento y dejaremos actuar algunos minutos, para luego limpiar con agua o un trapo humedecido.

La sal es útil también para mantener las prendas con sus colores originales. Ya sea que se trate de prendas de vestir, como también cortinas, manchas, alfombras, moquetas o cualquier tela de colores, puedes dejar la tela en remojo en una mezcla de agua, vinagre y sal en partes iguales. Dejalas al menos una hora, y luego aclara con agua clara y tibia. Esto fijará los colores, facilitando también el lavado.

Puedes espolvorear el horno, la parrilla, la bañera, la taza del baño y múltiples superficies con sal fina, para frotarla luego con un cepillo resistente. Esto reestablecerá la belleza y el buen estado.

Finalmente recuerda que puedes espolvorear las cerámicas, baldosas, azulejos y porcelanas con abundante sal fina. Frótalas con un pequeño cepillo y déjala actuar. Luego, aclara con agua tibia y seca con un trapo de algodón, para restablecer el brillo y la belleza de estas superficies y elementos, de manera económica y natural.
Para evitar el deterioro de los adornos de Navidad, utiliza cajas de plástico o de madera para guardar los adornos
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo limpiar diversas superficies con sal, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social