Cómo lavar las cortinas

Procedimiento para lavar las cortinas

Arma una agenda de limpieza que te permita lavar cada paño de cortina, al menos, una vez cada dos meses, o con la regularidad que notes sea necesario.

Si las cortinas son de ventanas que dan hacia el exterior, mientras las lavas trata de reemplazarlas para mantener la privacidad, ya sea colocando otra cortina temporalmente o una sábana de gran tamaño. Otra opción es lavar de a un paño a la vez, para estirar la restante y procurar intimidad en el hogar.

Recorre la casa y anota las cortinas que haya, indicando la regularidad más adecuada para la higiene. Las de los dormitorios requieren de menos lavados, mientras que las que estén en la zona de la cocina reciben los vapores y grasas de las comidas, siendo necesario un lavado al mes, aproximadamente.

Una vez que tengas tu lista, haz un plan para recordar el momento más oportuno para lavarlas, en lugar de esperar a que estén completamente sucias.

Cómo lavar cortinas en lavarropas

Los géneros convencionales, sintéticos y más resistentes, pueden ser lavados en la máquina. Si tienen bordados, símil encajes u otros detalles y temes por su seguridad, colócalas dentro de una bolsa para lavarropas o dentro de una funda de almohada para protegerla. Haz un ciclo de lavado en agua fría o tibia, nunca caliente, para que no haya peligro de encogimiento.
Al lavar las cortinas en la máquina, puedes combinar con ropa o telas de igual color y nunca de tonos oscuros, pues podrían desteñir y arruinar todo.

Cómo lavar cortinas a mano

Las cortinas de gasa, de seda, tejidas y las más delicadas serán mejor higienizadas a mano. Para ello, coloca agua tibia y jabón de ropa en un balde o palangana de gran tamaño, y sumerge allí las cortinas sin más. Remueve con las manos cada 15 minutos, para permitir que el producto vaya limpiándolas adecuadamente. Deja en remojo durante no menos de una hora, y luego escurre para aclarar en un balde con agua tibia limpia.

Cómo secar las cortinas

Procura no secar las cortinas en la máquina, sino al aire donde fuera posible. Si tienes soga de tender, mucho mejor, pues puedes sujetarlas desde los ganchos de colgar y permitir que el peso del agua las planche, en lugar de plegarlas sobre el alambre y dejar una marca en el medio.

Si necesitas plancharlas, coloca una manta y luego una sábana blanca sobre una mesa amplia, para que el trabajo sea mucho más sencillo que sobre la pequeña tabla. Luego, recorre la tela y, ni bien termines y con el elemento aún tibio, colócalas nuevamente en su lugar, para que el proceso termine de manera natural, evitando marcas de plegado.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo lavar las cortinas, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 75% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social