Las medusas y sus picaduras

Las medusas y su peligros

Las medusas son pequeños animales marinos invertebrados, bellos como pocos, pero que nos pueden ocasionar algún que otro disgusto a la hora de bañarnos en el mar.

Una medusa contiene tentáculos que se clavan en la piel humana inyectando un doloroso veneno, creando una sensación parecida a la de una descarga eléctrica. Para evitarlas al entrar en la playa, conviene mirar si existe alguna identificación de alerta, como banderas o carteles advirtiendo que existen medusas; si así sucede, lo más recomendable es optar por no bañarse. Si aún habiendo esos seres urticantes uno opta por hacer lo contrario, resulta obligatorio el uso de una máscara acuática que permita visualizar a las medusas dentro del agua, tarea difícil muchas veces por su transparencia.

Otra opción interesante de la que disponen algunas playas son los cercados con redes anti-medusas, dentro de los cuales se puede tomar un baño sin miedo alguno. Por motivos obvios, cuando las autoridades decreten la prohibición del baño por la existencia de medusas en masa, se debe desistir de cualquier contacto con el agua.

Cómo tratar una picadura de medusa

Lo primero que se nota es un dolor intenso, y el primer impulso es el de aclarar con agua dulce, error muy común puesto que de esta forma se pueden romper los tentáculos y esparcir la picadura. Otra medida incorrecta es la de frotarse la zona con toallas o con las manos; sólo se consigue romper los tentáculos que han quedado adheridos y que se deberían retirar cuidadosamente con unas pinzas.

La primera medida a tomar cuando recibimos la picadura de una medusa es aclarar la zona afectada con agua salada y aplicar hielo con una bolsa, nunca de forma directa. Otra opción es la de acudir al socorrista de la playa y pedirle que nos aplique una pomada u otra solución para calmar la picadura, la cual perdurará por unos pocos días y acabará cicatrizando dejando una rojez en la piel, que desaparece con el paso de los años.

¿Las picaduras de medusas son mortales?

Pese a que no es habitual, hay medusas que son capaces de matar a un hombre adulto. La carabela portuguesa, que se puede avistar en muchos mares del mundo, contiene un veneno muy doloroso que en casos muy concretos puede ser mortal, aunque es raro que esto ocurra.

Australia es el país con el dudoso mérito de contener un mayor número de ejemplares mortales, destacando las llamadas avispas de mar, seres muy pequeños y con un veneno tan potente que pueden matar a un adulto sano en cuestión de pocas horas si no recibe atención médica de inmediato.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Las medusas y sus picaduras, te sugerimos que visites nuestra sección Primeros Auxilios.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social