Cómo crear una mentalidad para lograr mejores ahorros

Cómo la mentalidad afecta nuestro estado financiero

Puede que te suene algo difícil de creer, pero la mentalidad y la predisposición son elementos que en verdad pueden modificar y alterar tu estado financiero y tu capacidad de ahorro. Y no sólo nos referimos a aquello de que “hay que mantener el optimismo”, o “la mentalidad todo lo modifica”, pues hay muchos elementos que quedan por fuera de nuestro alcance en la tarea por ahorrar.

Es una cuestión bastante simple: la mentalidad y la disposición anímica es lo que marca nuestra conducta y, ello mismo, altera nuestra capacidad de ponernos en marcha para crear más ahorros.

La mentalidad positiva y optimista es lo que nos inclina hacia inversiones, es lo que nos anima a tomar riesgos que pueden terminar siendo beneficiales (y ampliamente) para nuestro estado financiero. La buena predisposición es lo que nos hace aceptar una oferta laboral que no es precisamente la que esperábamos, pero que en poco tiempo nos ha abierto muchas puertas para otras mejores opciones. La mentalidad de prosperidad es, en definitiva, también lo que nos ayuda a levantarnos y seguir adelante luego de un contratiempo en lo económico.

¿Cómo se logra la mentalidad de prosperidad?

En esto tienes que tener ganas, así de simple. Si tienes las ganas de fomentar tus ahorros, entonces dispondrás de más energía para ponerte en acción. Así, debes mantener en tu mente tu objetivo. Puedes poner en acción algunas técnicas de motivación, y repetirte en tu mente que allí es donde te estás dirigiendo, aunque tome algún tiempo y esfuerzo.

Veamos de un ejemplo de motivación para lograr la mentalidad positiva. Supongamos que quieres comprar un coche nuevo. Ese es tu objetivo, tu meta: ahorrar lo suficiente para comprar el coche. Primero harás tu plan de ahorros, determinando la cantidad de dinero que logras guardar cada mes. Así, tendrás una fecha estimada de lograr el monto.

Luego, debes aprender a mantenerte en el plan: coloca una foto del coche que quieres en el fondo de pantalla de tu ordenador, y algunas fotos de revistas en el espejo de tu baño, para recordarte en el inicio de cada día que cada sacrificio que hagas hoy será en pro de tu coche nuevo. Una vez por semana, por ejemplo, ve a una concesionaria de coches y haz una prueba de manejo del coche que quieres, para materializar la sensación de conducir ese coche deseado. Con estas simples dos acciones te dispondrás de una manera positiva hacia el ahorro, y mantendrás los brazos arriba y la guardia alta en tu plan financiero.

Las características de la mentalidad de prosperidad

Una mente bien predispuesta es siempre creativa en sus opciones, y siempre está abierta a nuevas posibilidades. La mentalidad de prosperidad sabe que siempre puede introducir nuevos conceptos, y que siempre es capaz de más. La mente creativa, así, es capaz de aventurarse en nuevos emprendimientos, pues los considera riesgos necesarios y posibilidades de aprendizaje.

Pero a veces, aunque tengamos buena predisposición, hay situaciones externas que atentan contra nuestro bienestar financiero. Pero para la mentalidad de prosperidad, esto no es un inconveniente, sino un bien aprovechable. Ante los contratiempos y las dificultades, la mentalidad de prosperidad no se deja vencer. Toma cada fracaso como un aprendizaje que le ayudará a evitar tales situaciones en el futuro, aumentando así sus posibilidades del éxito en el próximo emprendimiento.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a La mentalidad y la prosperidad: cómo motivar el ahorro y las metas, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social