La Importancia de la Historia Familiar

Comprendiendo tu Historia Familiar o Metagenealogía

La importancia de la historia familiar es tal que puede ser lo que te dificulte, en la edad adulta, el aceptarte como eres en verdad, o te impulse a intentar cumplir roles auto-impuestos que te impiden ser feliz. Es necesario analizar tu metagenealogía para poder comprender ciertos asuntos, asumir el pasado y las experiencias vividas, para evitar proyectar estos conflictos familiares en los demás planos de nuestra existencia.

Aquí te proponemos analizar tu territorio emocional para conocerte mejor, asumirte por quien eres y quieres ser, y buscar así una dicha cada día mayor.

La importancia de la historia familiar en la vida adulta

A menudo nos negamos, a nivel inconsciente, a aceptar la realidad de nuestro pasado. A veces ni siquiera consideramos que haya habido “un problema”, tomamos lo sucedido como algo normal, una infancia feliz. Y probablemente lo haya sido, sin embargo, los conflictos internos del presente nos invitan a explorar nuestra historia para poder abrirnos paso a través de una niebla poco definida.

La influencia de la vida familiar en la edad adulta. La importancia de entender la historia familiar en el presente.

© Depositphotos.com/pixpack

Imagen 1. No intentes cumplir los roles que no sientes en tu corazón. ¡Conócete y ámate por lo que eres!

Un caso muy frecuente es el de la falta de espacio en el núcleo familiar. Años atrás los niños no tenían demasiada participación en la familia en cuanto a la toma de decisiones, las actividades, incluso las opiniones. Ibas a la escuela que tus padres decidían, hacías las actividades que ellos aprobaban, las vacaciones eran las que tus padres elegían, etc. El asunto empeora cuando hay tres o más hermanos (y es peor para los menores), pues se crece en un hogar que, aunque feliz y lleno de amor, no permite el desarrollo del propio territorio emocional y personal de cada miembro.

Por otro lado, las frustraciones paternas también pueden afectar tu propia percepción del ser, lo que hoy puede estar dificultando el aceptarte como eres. Algunas situaciones comunes son:

  • Si tus padres deseaban una niña y tú eres hombre (o viceversa).
  • Si hubo un aborto espontáneo o la pérdida de otro hijo antes de tu nacimiento.
  • Si tus padres se sorprendieron de recibir mellizos en lugar de sólo un hijo.
  • Si tus hermanos nacieron mucho tiempo antes que tú lo hicieras.
  • Si hubo un “preferido” o un hijo con mayor afinidad con uno o ambos padres.
  • Si eres el único de tu sexo en un grupo de tres o más hermano.

Los padres poco permisivos, los demasiado exigentes, incuso los temerosos o las parejas que tuvieron dificultades entre sí o con sus propias realidades también marcan la vida de los hijos, relegando roles y afectando, sin mala intención, la percepción de la identidad en los niños. Por ejemplo, cuando papá y mamá trabajaban largas horas, era habitual que los hijos se encargaran del mantenimiento del hogar, de cocinar, de cuidar a los menores, o de cumplir otras tareas diferentes de las de ser simplemente “hijo”.

Consecuencias de tu infancia

En la edad adulta pueden surgir las consecuencias de esta falta de conocimiento de la identidad. Puede ser algo leve, como la constante sensación de carencia o de incomodidad, puede ser una retracción social o familiar, sabernos insuficientes de acuerdo a nuestro rol en la vida, o también la eterna crisis de no saber quiénes somos, hacia dónde vamos, ni cuál es nuestra misión.

Puede que no realicemos trabajos o actividades por un “temor” subconsciente de lo que hubieran hecho o pensarían nuestros padres, o la sensación de “tener que” hacer ciertas cosas (tener hijos, cocinar a diario, usar traje con corbata cada día) sólo porque eso es lo que vimos en nuestro núcleo familiar, y lo asumimos como una obligación más que una expresión de deseo.

Cómo aceptar la historia y mejorar tu presente

Analizar estas circunstancias, tanto en terapias asistidas como en propia introspección, podrá explicar ciertas conductas y pensamientos limitantes que tengas sobre tu propia vida. Es una tarea ardua y prolongada, pero bien valdrá la pena cuando descubras el por qué de ciertas emociones que te han acompañado durante tantos años, y que al fin podrás dejar atrás.

Al mismo tiempo, necesitas analizar qué es lo que en verdad quieres. Aunque tus padres y hermanos no estuvieran de acuerdo, aunque sea radical, aunque no sea tu “rol” definido en la vida por historia familiar ni lo indique la cultura en la que vives y has crecido. Debes saber qué quieres ser, qué quieres tener, qué es lo que te dará la felicidad. Y luego, resta animarte a abrirte ese paso en la vida, para reconocer la importancia de tu historia familiar y aceptarte como eres, buscando tu propio bienestar, sin ataduras ni anclas al pasado.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a La Importancia de la Historia Familiar en la Vida Adulta, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social