La relación entre el ahorro y la salud

El ahorro y la salud

Mantener un seguro médico, una obra social o un plan de medicina prepaga puede ser costoso, pero es una decisión acertada. Los trabajos suelen estar acompañados de planes que puedes ampliar y mejorar, para ti y para los miembros de tu familia. Puede que gastes más, pero si analizas sus beneficios verás que son por demás convenientes.

Carecer de una cobertura médica puede ser una manera de ahorrar un dinero al mes, pero cuando te enfrentes a un accidente, a un estudio médico o a una enfermedad, por leve que sea, se hará sentir en tus bolsillos. Esta es la mejor razón para tener menos ahorro en billetes, y más ahorro en salud.

Ahorro y salud mental

Preocuparte constantemente por los ahorros puede alterar tu salud mental. Tus niveles de estrés aumentan, tu ansiedad se dispara hasta las nubes. Por ello, lo mejor es establecer un buen plan de ahorros, que te permita evitar gastos superfluos y despilfarros, disponiendo de una tranquilidad económica que seguramente te dará la armonía mental tan necesaria.

Establece los gastos de vivienda, de alimentación, de educación, y todos los imprescindibles. Luego, planifica tu ahorro mensual, y también los gastos anexos. Así, podrás estar seguro de cumplir con tus obligaciones sin sufrir ni aumentar tus niveles de estrés.

También, recuerda que una pobre salud mental muy probablemente alterará tu salud física, incurriendo así en mayores gastos. Para no gastar, es mejor ahorrar, también en este otro sentido.

Ahorro y salud emocional

Tu tranquilidad, tu relajación, tu buen vivir necesitan de ciertos gastos. Además de los inevitables de vivienda, alimentación, vestimenta, educación, salud y demás, hay otros superfluos que evitamos con el fin de  ahorrar. Sin embargo, también podemos darnos algunos gustitos para cuidar de nuestra salud emocional y mental.

No debes privarte de cada gasto anexo. Se trata de dar un orden de prioridades. Ahorrar lo máximo posible es una buena idea, pero deja de serlo cuando comienzas a sufrir, en una vida llena de privaciones, evitando relajarte y divertirte.

Por ello, una vez establecido tu plan de ahorros, establece un cierto monto de “gastos permitidos”. Puede ser del 5% o del 10% de tus ingresos mensuales, o del monto que prefieras.

En lugar de salir a cenar una vez por semana, salgan una vez por mes. En lugar de comprar ropa de primera marca una vez por mes, hazlo cada dos meses. En lugar de ejercitarte en un gimnasio por membrecía, sal a caminar y a trotar en sitios públicos. Así, no dejarás de darte estos gustos que tanto bien le hacen a tu salud emocional y, al mismo tiempo, estarás manteniéndote dentro del presupuesto.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a La importancia de ahorrar dinero y no salud, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social