Cómo hacer un Piercing Seguro
Inicio - 12420 Artículos
Belleza y Estética - 857 Artículos
Accesorios - 27 Artículos
Higiene - 24 Artículos

Cómo hacer un Piercing Seguro

Versión para imprimir.

Volver a Cómo hacer un Piercing Seguro
(Solo se imprimirá lo que está dentro de las lineas de color naranja)
Cómo hacer un Piercing Seguro
Los aretes y los piercings son la elección de expresión de muchos… pero también pueden ser focos de peligros para tu salud. Entra aquí y aprende cómo hacerlo de manera segura.
Artículo extraído de www.comohacerpara.com

Cuidados al hacer un Piercing

Los piercings (aros, aretes) son la elección de muchísimas personas del mundo entero para decorar sus cuerpos, añadir accesorios, y hasta para expresar rebeldía. Pueden ser un simple par de aretes o enormes aros en los lóbulos de los adolescentes, simples decoraciones en distintos puntos de las orejas, o sensuales marcas permanentes en el ombligo y en casi cualquier zona del cuerpo. Sea cual sea que elijas para ti, conoce cuáles son los peligros a los que te expones, y cómo hacerse un piercing seguro tomando las precauciones necesarias.

La infección, el mayor peligro

Los piercings son focos de infección que la mayoría de las personas que los lleva ni siquiera considera… hasta que surgen los problemas.

Hay dos modos de infección relacionados con los piercings. Uno es la falta de higiene al momento de la colocación, ya que conlleva una herida en el cuerpo. Si te haces un corte accidentalmente en una mano, lo primero que debes hacer es lavar con agua y jabón; de la misma manera, la zona de creación de un piercing debería mantenerse en la mayor higiene, algo que no hacemos por el dolor que provoca mover el nuevo arete en los primeros días después de colocarlo. Por otro lado, a menudo (especialmente los adolescentes) hacen sus propios hoyos, colocándose aros y piezas no esterilizadas, y en pieles no higienizadas. Al insertar el metal éste arrastra consigo toda la suciedad que había en la superficie.

Por otro lado, está la probabilidad de infección por la propia pieza. Los aretes más económicos, los de acero quirúrgico e incluso los de oro, deben ser esterilizados antes de colocarse en la piel. Si tu lóbulo (o donde sea) está desinfectado y cuidas de la higiene posterior, pero usas un arete sucio, corres enorme probabilidad de infección.

Alergias, el enemigo silencioso de los piercings

Muchas personas desconocen sus alergias hasta tanto no hayan quedado expuestos a los alérgenos. Se recomienda usar aretes de oro, plata o acero quirúrgico para prevenir este riesgo, pero lo cierto es que podrías tener una alergia o sensibilidad especial a estos o cualquier otro material… y no lo sabrías hasta tanto no te hayas realizado el piercing.

Las alergias son de gran peligro ya que pueden afectar en cuestión de minutos las vías respiratorias y la función cardiovascular. Lo mejor es hacer un análisis de alergias antes de aplicar el arete, y retirarlo si notas ardor, inflamación, molestias o dificultad para respirar en cualquier momento luego de la colocación. Ve con urgencia al médico si notas síntomas respiratorios o cardíacos.

Contagios y acumulación

También debes saber que existe la posibilidad de contagio de todo tipo de enfermedades a través del intercambio y de la colocación de piercings usando maquinaria no esterilizada. Verifica que el sitio donde lo hagas esté habilitado por el municipio, que use material descargable (abierto ante tus ojos, lo mismo que si se tratara de agujas para tatuajes), y que el procedimiento cumpla con los estándares de higiene. Nunca compartas tus aretes o piercings con otra persona, para evitar el riesgo a contagios.

Finalmente, debes saber que los aretes más económicos a menudo se elaboran con aleaciones y metales inseguros para su uso en la piel o dentro del cuerpo. Con ello existe el riesgo de exposición a metales pesados como el plomo y el mercurio, a partir del uso de aleaciones de mala calidad, que pueden tener serios riesgos para la salud.

Si quieres lucir un piercing seguro, procura que sean adecuados para ti, de buena calidad, y recuerda verificar la higiene de la pieza, del establecimiento y el cuidado de tu piel. Retíralo y consulta con un médico si notas enrojecimiento, ardor, picazón, inflamación o cualquier síntoma extraño en tu cuerpo, y analiza los mensajes que te de tu organismo luego de colocarlos.

Artículo extraído de www.comohacerpara.com
Contáctanos | Términos y condiciones
Cómo hacer un Piercing Seguro - Versión para imprimir