Cómo imitar el granito

Técnica para imitar las superficies de granito

Tenemos buenas nuevas para quienes quieren lucir superficies de granito en su hogar sin necesidad de gastar todos sus ahorros: aquí veremos cómo imitar el granito con pintura, tan fácil que no podrás creerlo hasta que pongas a prueba la técnica. Y lo mejor de todo, ¡hasta podrás hacer tu estilo personalizado con los tonos que quieras!.

Elementos necesarios

Lo primero es preparar la zona a imitar, lijando para retirar restos de pintura, barniz y suciedad. Si se trata de una superficie muy porosa (madera, yeso) primero aplica una a dos capas de fijador sellador al agua (primer), dejando secar entre ambas.

Una vez seca, puedes poner a prueba la técnica para imitar granito. Necesitas dos colores para la base y los detalles, dividiendo uno en dos tonos. Para el granito convencional utiliza blanco y negro: el gris para la base plana, y el blanco y el negro para los puntos.

Puedes elegir tus propios colores, según lo que quieras lograr, respetando uno claro para la base, y uno claro y oscuro para los detalles. Lo mejor es utilizar pinturas al aceite (como esmalte sintético), que puedes adquirir sólo en color blanco, y luego colorear con entonadores.

También necesitarás una brocha o rodillo para la base, y una brocha de cerdas bien ancha seca para los detalles, thinner o solvente para la limpieza, y una espátula, llana o elemento rígido para lograr el efecto. Será conveniente contar con ropa adecuada, gafas y guantes de protección, y plástico para cubrir el piso y las superficies cercanas, así como papel periódico y cinta adhesiva de papel para proteger lo que no quieras pintar.

Cómo aplicar la técnica para imitar granito

Ya lista la superficie, pinta en un tono base plano, usando una o dos capas según lo que sea necesario (en la imitación de granito convencional, la base será de color gris). Deja secar a la perfección entre ambas, y luego de la final.

Una vez seca la base, coloca la pintura blanca en la bandeja y humedece allí las puntas del pincel de cerdas. Sin demasiada contemplación, salpica la superficie dejando caer gotitas por todos lados, sin seguir un diseño. Es más sencillo lograrlo colocando la mano libre o un objeto rígido paralelo a la superficie, y golpear el cabo del pincel contra él, para que la interrupción de la inercia haga un trabajo más efectivo.

Lo último es limpiar muy bien el pincel y secarlo (o usar otro), y repetir el procedimiento del goteado con la pintura negra (la mas oscura si escogiste otros colores). Luego, deja secar completamente, permitiendo que las gotitas de ambos tonos se mezclen un poco por acción propia. Si prefieres, puedes proteger con barniz una vez que se haya secado todo, o simplemente disfruta de tu granito personalizado y con un costo sumamente bajo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo imitar el granito, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social