Cómo identificar la gripe y el resfrío

Síntomas y tratamiento de la gripe y el resfrío

La gripe y el resfriado son dos de las condiciones más habituales que afectan la salud, en especial en la época fría del año. A pesar de que comparten muchos de sus síntomas, se trata de problemas bastante diferentes, en especial en su gravedad.

Aprende cómo identificarlos y prevenirlos, y las mejores recomendaciones para su tratamiento.

Características del resfrío

El resfriado es una infección producida por un virus que afecta las vías respiratorias superiores. Es de contagio sumamente fácil, aérea y por contacto, y puede prevenirse con simples técnicas de higiene regular. Hay más de 200 virus que pueden provocar un resfrío, lo que hace que persista el cuadro debido a "recaídas" o nuevas infecciones gracias al sistema debilitado que puede causar el primer virus en arribar, allanando el camino para el siguiente.

Como prevención, además de la higiene debes abrigarte, evitar los cambios bruscos de temperatura, y proteger a los demás del contagio higienizando tus manos y cubriendo tu boca y nariz cuando estornudas, siempre con pañuelos descartables o con el interior del codo. Usa pañuelos de papel y no repitas el uso, pues el virus despedido en el estornudo permanecerá allí y puede volver a afectarte luego.

Los síntomas del resfrío son bastante habituales y fáciles de identificar: estornudos, congestión, secreciones nasales, fiebre leve, dolor de cabeza y molestia corporal general, incluyendo cansancio y malestar en la espalda, irritación en los ojos y molestias en el rostro. De hecho, el resfrío puede identificarse porque se centra principalmente en la nariz y las vías respiratorias superiores.

Características de la gripe

A diferencia del resfriado, la gripe está causada por una clase de virus específico, que toma diferentes tipos o cepas enclaustradas en la clasificación de Influenza (mayormente en tipos A y B). Sus síntomas son bastante similares a los del resfrío común, aunque la fiebre puede ser algo mayor. Aparece además la tos seca y dolores musculares más profundos. También las secreciones nasales pueden ser menos abundantes que las de un resfrío.

Tratamiento para la gripe y el resfrío

A pesar de que ambas enfermedades son producidas por virus, el resfrío común es virtualmente imposible de curar y sólo puede tratarse a la persona afectada en busca del alivio a sus síntomas. Los analgésicos simples, infusiones calientes, buena hidratación, descanso y evitar los cambios bruscos de temperatura parecen ser el único recurso para quienes los sufren, en no menos de cuatro días ininterrumpidos para evitar las recaídas. En casos profundos se puede recurrir a antihistamínicos (bajo recomendación del médico siempre) y a productos descongestivos, baños de agua salada en la nariz y sprays comerciales para abrir las vías respiratorias.

Por su parte, la gripe es más fácil de prevenir, en especial gracias a las inoculaciones de vacunas antigripales específicas para cada año, a partir de las cepas que estén activas. La higiene es fundamental, para evitar el contagio propio y hacia los demás. También se puede recurrir a medicinas retrovirales y a analgésicos más fuertes o compuestos, con propiedades analgésica, antifebril y antiinflamatoria, para aliviar las molestias y facilitar la recuperación.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo identificar la gripe y el resfrío, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 89% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social