Cómo hacer Viajes Fotográficos

Tips para Hacer Viajes Fotográficos

Para hacer viajes fotográficos que tengan un hermoso resultado y te hagan sentir satisfecho, es preciso ser organizado y planificar con anticipación. No importa mucho si las fotos las verás sólo tú, tu familia, harás un libro, publicarás una nota en un blog, serán la portada de una revista o las expondrás en una galería. En cualquiera de los casos, sigue estos tips para organizar viajes fotográficos:

Elige el destino

Todo dependerá de tus gustos, de lo que te llame la atención, de qué quieras retratar o lo que consideras que aún no ha sido plasmado en un papel. Puedes tener en cuenta, por ejemplo, la cultura, la historia, la singularidad de las personas que viven allí, los monumentos y edificios significativos, las civilizaciones y costumbres diferentes a la tuya, los paisajes, las tiendas y mercados, la flora y la fauna, los espectáculos y eventos, etc.

Claves para organizar un viaje fotográfico. Consejos para la planificación de viajes fotográficos. Cómo tomar fotografías para un viaje fotográfico

© Depositphotos.com/scyther5

Imagen 1. Un teleobjetivo largo te permitirá hacer avistamientos de la fauna sin que tu integridad física corra peligro.

El presupuesto es vital porque no siempre se trata de unas vacaciones “normales” y quizás te quedes más tiempo de lo estipulado. Analiza bien el dinero con el que cuentas, ya que el plan de viaje o la ruta a seguir también va de la mano con tu bolsillo. Determina cuántos días estarás en cada sitio (si es que escoges más de un destino) y cómo viajar de un sitio al otro.

Recuerda que con las fotografías puedes transmitir emociones y si no eres organizado, eso también se reflejará en las imágenes. Busca datos sobre los medios de transporte que te conectarán con más de un punto.

Lleva lo necesario

Esto atañe a todos los viajeros, por lo tanto, tú no eres la excepción. Los pasaportes, vacunas, visados y permisos han de estar en regla. También ten en cuenta el clima del lugar al que irás para preparar la maleta. Un buen chubasquero que nos proteja de la lluvia (y a nuestra cámara) es imprescindible. No olvides llevar ropa cómoda, que te permita ir de aquí para allá sin problemas.

Además de la maleta principal, es vital contar con una mochila o bolso de mano, donde colocar todo el equipo fotográfico y tus objetos personales más preciados (documento, dinero, tarjetas, móvil, etc.). Si vas a un sitio alejado o estarás todo el día fuera de la ciudad, no olvides llevar comida y bebida.

Prepara todos los elementos para hacer viajes fotográficos, lo cual incluye cargar con las cosas que tu cámara necesita. Las mejores son las del tipo “réflex” con objetivos intercambiables. Puedes elegir 35 o 50 mm fijo, porque son ligeros y luminosos. Otra opción son 24-70 o 24-10 mm.

El trípode te ayudará a tomar mejores fotos y a no cansarte tanto, mientras que un teleobjetivo largo te permitirá hacer avistamientos de aves o fauna en general, sin que tu integridad física corra peligro. Un gran angular te ayudará a tomar paisajes panorámicos, mientras que el filtro polarizador le aportará un efecto diferente a tus fotos. También puedes llevar un flash portátil, y no te olvides del cargador, una o dos baterías de repuesto y al menos tres tarjetas de memoria.

Las "sesiones" de un viaje fotográfico

El mundo será tu modelo al hacer viajes fotográficos. Si es la primera vez que tendrás esta maravillosa experiencia, es bueno que tengas en cuenta algunos consejos del día a día en tus recorridos con la cámara colgada al cuello:

Vístete de fotógrafo o pasa desapercibido: Todo depende de lo que quieras lograr. Si tu objetivo es retratar a la gente haciendo sus actividades de cada día, lo mejor será que te camufles con la multitud. Si quieres que ellos “posen” para ti, entonces puedes informarles cuál es tu tarea.

Lleva contigo un portátil o tableta para pasar las fotografías: Aunque tengas varias tarjetas de memoria, quizás estos dispositivos te ayuden a ver mejor las tomas que has conseguido “in situ”, porque si esperas a la noche al llegar al hotel, puede que no te hayan gustado y tengas que regresar. Aprovecha que ya no estamos en la época en que había que esperar a revelar las fotos.

No presiones el obturador porque si: Antes de hacer viajes fotográficos o durante el trayecto, sería bueno que planifiques o determines qué es lo que quieres retratar. Es verdad que podemos borrar las que no nos gustan, pero tampoco podrás estar tomando fotos de cada cosa que pasa por tus ojos. Esto, además, te ayudará a enfocarte en algo en particular y a rescatar lo más valioso de tu estancia.

Deja de lado la vergüenza: En muchos sitios (como puede ser en India o África), la gente está acostumbrada a que les tomen fotos. Sobre todo los niños serán los primeros en acercarse a ti para pedirte una toma. Puedes aprenderte algunas palabras o frases en el idioma local para explicar lo que buscas en las fotos, y no te olvides de tener algún presente para los modelos improvisados. Por ejemplo, dulces para los más pequeños.

Levántate temprano: Es verdad ese refrán que dice “al que madruga Dios lo ayuda”. Aprovecha para retratar el amanecer, sin importar si estás en una ciudad o en medio del campo. Además, puedes disfrutar luego de otras actividades, como visitar como turista un atractivo, o quitarte las presiones de cierta cantidad de fotos estipuladas por día.

Hacer viajes fotográficos será una aventura maravillosa en tu vida, no dudes en tener esta experiencia si te gusta tomar fotos y tienes una cámara para ello.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Viajes Fotográficos, te sugerimos que visites nuestra sección Arte y Cultura.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social