La huerta ecológica en casa

Cómo ahorrar haciendo una huerta en macetas

¿Sabías que puedes tener una huerta en un patio o terraza, y hasta en un balcón? Todas las plantas de huerta crecen perfectamente en macetas, con las adecuadas condiciones de luz y riego. Y si además cuidas tus plantas con fertilizantes y pesticidas orgánicos, estarás ahorrando dinero en la compra y contribuyendo al cuidado del medio ambiente a la vez.

Especies para cultivar en maceta

Algunas de las especies que puedes cultivar en maceta son, además de las hierbas aromáticas, calabazas y zanahorias (en macetas profundas), pimientos, tomates, coles, espinacas y lechugas, berenjenas, calabacines, habas, y hasta patatas. En general, es aconsejable comprar las semillas ya que, si bien puedes plantar las de las frutas y hortalizas o legumbres que comas, a veces éstas son transgénicas y, aunque te salga la planta, no dará frutos.

Cuidados especiales

Recuerda que todas las especies de huerta necesitan algo de sol al día, así que procura elegir el mejor lugar de tu terraza o balcón. Si tienes poco espacio para macetas grandes, opta por las variedades enanas o “baby”. De todos modos, cualquier hortaliza anual crecerá sin inconvenientes, si la tierra tiene unos 40 cms de profundidad.

Al regar, recuerda que la idea del cultivo ecológico supone, además, un uso moderado del agua, aunque es sabido que la huerta en maceta necesita riego más frecuente que en tierra. Antes de regar, verifica cuáles son las plantas que realmente lo necesitan.

Cómo fertilizar la huerta casera

Con respecto a los fertilizantes y pesticidas, como te decíamos, si además de ahorrar queremos cuidar el medioambiente, optaremos por los ecológicos. En principio, recuerda que las plantas aromáticas ahuyentan muchas plagas, así que planta algunas en todos los rincones que puedas.

Algunos de los pesticidas comprados, pero que se consideran permitidos en la huerta ecológica, son el jabón potásico, la tierra de diatomeas, el purín de ortigas, el caldo bordelés, el aceite de neem.  Y para fertilizar la tierra, puedes usar todos los desechos orgánicos de tu cocina (¡pero nada animal!, excepto cáscaras de huevo), y otros que se consiguen muy fácilmente como humus de lombriz, algas, guano, dolomita, etc.

Por último, no esperes tener frutos perfectos. Los que compramos en el supermercado provienen de plantas manipuladas genéticamente para obtener frutos parejos, de un tamaño y forma determinados. La cosecha casera será variada en tamaño y forma pero, ni lo dudes, muchísimo más sabrosa.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer una huerta en macetas y ahorrar en la compra de verduras, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social