Cómo hacer un sello con tu rostro

Un sello con nuestro rostro

Hoy te traemos una propuesta entretenida, para elaborar un sello que te permita identificar todas tus pertenencias, o incluso que te facilite la creación de numerosos proyectos creativos y bien personales. Puedes hacer este sello en diversos tamaños, y utilizar tintas y pinturas de diversos colores, creando decoraciones en el hogar, papeles y telas estampados, o simples identificaciones a tus útiles escolares.

Este es un trabajo ideal para realizar con y para los chicos, que disfrutarán mucho usando este sello personalizado de una manera especial. No aplicaremos nombres, monogramas, letras o caracteres, sino algo aún más definitivo: el rostro del feliz propietario de este sello.

Cómo hacer el sello

Lo primero a hacer es tomar una fotografía del rostro del poseedor del sello. En lo posible, elige una fotografía digital, o digitaliza una foto impresa con la ayuda de un scanner. Luego, editaremos la fotografía en un programa dedicado, como el más usado en todo el mundo: Photoshop (utilizando la galería de filtros).

Imagen 1.

Primero, convierte la imagen a blanco y negro, o en su defecto a escala de grises y duotono, en blanco y negro. Para ello, con la foto ya abierta en Photoshop, ve a Imagen > Modo > Escala de grises.

La idea es lograr una imagen en blanco y negro, que se vea a la perfección, sin tonos ni gradientes de gris. Elimina los fondos y contornos innecesarios, e imprime la imagen.

Luego debes transferir la imagen a una plancha de goma eva (o foamy) fina. La manera más sencilla de hacerlo es con papel carbónico. También puedes "pintar" con tiza blanca el revés de la hoja, colocarla sobre el foamy, y repasar los contornos con un lapicero fino. Así, quedará marcada la imagen en el foamy, y a continuación, sólo debes recortarla con prolijidad, tanto la silueta como sus marcas internas (retirándolas con un bisturí o una trincheta).

El siguiente paso es pegar el recorte de foamy o goma eva sobre una tabla de madera, o sobre una caja sólida del tamaño adecuado. Luego, haz una esponja de tinta (con goma espuma delgada, dentro de una caja impermeable de plástico o metal), o bien procura tener un rodillo y témperas o acrílicos para usar este sello en las superficies que prefieras.

Ideas para usar este sello personal

Si los niños son los receptores de este original obsequio, prepara acrílicos decorativos o témperas, que pueden ser lavados con facilidad en caso de accidentes, e incluso de sus manos o ropas.

Recuerda que puedes hacer el sello de diferentes tamaños, o hacer varios para poder usarlos con diferentes tintas y pinturas de manera simultánea. Es una manera muy personal de decorar paredes, telas (como cortinas, prendas de vestir y demás), o incluso para que nuestro hijo personalice sus libros y útiles escolares. También será un sello muy original para personalizar tarjetas de invitación o salutaciones para las festividades de fin de año, y hasta puedes hacer un sello para que cada integrante de la familia deje su imagen plasmada en las obras realizadas en conjunto.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un sello con tu rostro, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social