Cómo hacer un Peeling Químico Casero

Cómo hacer un Peeling Casero

Si buscas un cutis despampanante que se robe todas las miradas, ciertamente debes hacer un peeling químico casero. Para ser precisos, lo de químico es tan solo un nombre, porque esta rutina usa sólo ingredientes naturales y seguros que, además de quitar impurezas e imperfecciones, le dará mucha salud a tu piel. ¡Toma nota y reúne tus ingredientes!

Beneficios del peeling

Este peeling químico casero utiliza los ácidos naturales de las frutas (con su acción astringente y sus propiedades antibacteriales, entre otras) para quitar la suciedad adherida y depositada en nuestros poros, suaviza la piel quitándole las células muertas, y propicia la regeneración celular, lo que permite eliminar las líneas de expresión. Por si fuera poco, gracias al poder de las frutas aporta antioxidantes que combaten la acción de los radicales libres, es decir: previenen el daño celular que provoca esas imperfecciones, además del envejecimiento prematuro.

Peeling químico y natural en casa. Pasos para hacer un peeling químico en casa.

© Depositphotos.com/Voyagerix

Imagen 1. Este tratamiento se retira como una máscara, arrastrando consigo las suciedades, impurezas y células muertas.

Un peeling puede hacerse de muchas maneras, incluyendo raspados mecánicos que literalmente arrastran las impurezas y las células muertas, o mediante un proceso químico que actúe a nivel celular. Otro método incluye el uso de químicos agresivos que sólo deben ser manipulados por profesionales experimentados, o se hace en un nivel mucho más seguro, utilizando ácidos naturales como los que nos convidan las frutas.

El tratamiento se aplica sin más sobre la piel limpia y seca (sin cremas, tónicos, maquillaje y lavada con agua y jabón neutro, para una mejor acción), y su absorción activa las funciones orgánicas de nuestra piel para desprenderse de lo innecesario y renovar su capa más superficial.

El peeling químico casero no actúa al instante, sino que pone en movimiento las maquinarias naturales de tu piel. Esto significa que se realizará a lo largo de horas, incluso días, por lo que es buena idea hacerlo un viernes (cuando no debas ir al trabajo el sábado y el domingo), y prevenir la exposición de tu piel renovada al sol: usa siempre bloqueador solar, y evita aplicar productos cosméticos agresivos.

Pasos para hacer un peeling químico en casa

Comienza por lavar tu rostro con agua tibia y un jabón hipoalergénico, neutro. Seca sin frotar con una toalla suave o papel absorbente, y sujeta tu cabello para alejarlo del rostro. Luego, sigue estos pasos:

1. Lava, pela, y pon en la licuadora un pepino mediano.

2.  Añade una cucharada de gelatina sin sabor, en polvo (normalmente: un sobre individual de 10 gramos)

3. Agrega una cucharadita de leche en polvo. Posee enzimas que trabajan sobre los músculos y la carne, reduciendo la tensión. También puedes usar, si tienes, 1/8 de cucharadita de tiernizador para carnes, tan natural como lo encuentres.

4. Añade 1/4 cucharadita de canela en polvo (si tienes piel sensible, agrega 1/8 de cucharadita, o apenas una pizca).

5. Finalmente, agrega unas gotas de agua si lo necesitas, para lograr un puré liviano con una consistencia más bien líquida, aunque no demasiado liviana, pues debe adherirse a tu rostro.

6. Licua para integrar muy bien por algunos segundos.

7. Transfiere todo a un platón cerámico o de vidrio (no metálico).

8. Esparce la preparación en tu rostro limpio y seco, y deja actuar por 20 minutos al menos y hasta que seque y endurezca lo suficiente, mientras te relajas con música agradable, leyendo un buen libro, o simplemente descansando en silencio. Haz de este momento tan grato y placentero como quieras.

9. Cuando la preparación haya secado lo suficiente, comienza a jalarla desde la quijada y hacia la frente, siempre en movimientos ascendentes para despegarla en contra de la acción de la gravedad.

10. Enjuaga tu rostro con agua tibia, seca sin frotar, y deja reposar por unos 10 a 15 minutos antes de aplicar cremas o lociones, sólo si las necesitas, y verificando que sean hipoalergénicas.

Tips a tener en cuenta

Consulta con tu dermatólogo para verificar que tu cutis no tenga sensibilidades especiales a estos ingredientes, y reemplázalos por otros más seguros para tu caso; asegúrate de utilizar frutas con ácidos naturales, como la piña, la papaya, el aguacate, los tomates, las manzanas y las calabazas.

Si sintieras o notaras irritación durante o después de hacer el tratamiento, quizás se deba a una alergia o sensibilidad que no conocías: en ese caso haz una pronta consulta con tu dermatólogo o alergista para verificarlo.

Este peeling casero y natural se puede repetir una vez por mes, mejor cada dos meses, para no irritar la piel y mantenerla constantemente rejuvenecida.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un Peeling Químico Casero, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social