Cómo hacer un Pastel Infantil Colorido

Un Pastel Infantil muy Colorido

Los cumpleaños y eventos infantiles nos dan el placer de jugar con la decoración, de crear recuerdos y golosinas geniales, y de hacer un original pastel infantil colorido que seguramente quisiéramos presentar en nuestros propios cumpleaños.

Esta propuesta de hoy es muy simple de hacer, y seguramente una técnica que ya conoces. Se trata de cocinar el pastel dos veces: primero el “relleno interno”, cortarlo, y usarlo luego como parte de la segunda preparación. Es una mecánica bastante popularizada que, sin embargo, muchos cocineros menos expertos dicen que es casi imposible de hacer con prolijidad.

Aquí te enseñaremos cómo lograrlo fácilmente, para que tu pastel infantil colorido quede simplemente sensacional.

Ingredientes para hacer el pastel colorido

Para esta preparación necesitas hacer dos bizcochuelos, sean caseros o los caja. Sólo verifica que, al menos uno de ellos, sea de color claro: vainilla, coco, limón, naranja... ese es el que usarás para el primer pastel.

Cómo hacer un pastel colorido. Receta de pastel colorido para una fiesta infantil. Preparar un pastel infantil con muchos colores

© Depositphotos.com/nenetus

Imagen 1. Los colorantes vegetales neón te permiten crear un sensacional pastel infantil colorido, tanto en el relleno como en la cobertura.

Para el segundo puedes usar el mismo u otro sabor, incluso uno de color oscuro como de chocolate. También necesitarás colorantes vegetales caseros o comerciales (de uso gastronómico, por supuesto) en no menos de 4 colores bien vivos y llamativos: mejor si fueran “flúor” o “neón”, como amarillo, naranja, verde y rosado, o al menos rojo, amarillo y azul, a partir de los cuales podrás hacer otros tonos. Además, consigue un glaseado para cubrir la preparación, y fondant en cantidad adecuada.

En cuanto a los elementos, ten a mano tabla y cuchillo largo de filo aserrado, para retirar las cortezas más fácilmente, cuencos y mangas reposteras para dividir la preparación, palote de estirar para el fondant, espátula cobertora de repostería, y cortante para galletas con la forma que quieras dar al interior. 

Finalmente, quizás necesites un pincho de brochetas o palillo muy largo (opcional), y moldes preparados con papel de hornear o de aluminio, engrasados y enharinados, uno rectangular grande y un molde más alto y delgado, como el del pan lactal (lacteado) u otro que tengas en casa, para hacer un pastel en forma de tubo que permitirá presentar mejor el interior.

El primer pastel: con colores

Lo primero será preparar la base del primer bizcochuelo (el claro, si hubiera diferencia) siguiendo las instrucciones del envase, mientras preparas el molde rectangular grande y vas precalentando el horno. Haz mangas reposteras (conos, cucuruchos) con papel encerado o papel film (o usa mangas descartables) y, cuando la preparación esté lista, divídela en tantas partes como colores tengas, agregando a cada porción su colorante para lograr un tono parejo.

Con todo ya listo, corta los extremos de todas las mangas y ve agregando hilos de colores neón por la base del molde, logrando tiras superpuestas y un entramado bien libre y colorido. Cuando ya hayas agregado toda la preparación, es decir: la de todos los conos de colores, lleva al horno y cocina según las instrucciones del envase. Cuando termines, retira del calor, y deja enfriar a la perfección antes de desmoldar.

Una vez frío y fuera del molde, corta en lonjas de grosor menor al de la altura de tu cortante. Pon cada lonja en una tabla y ve tomando los cortes, dejándolos separados en la encimera o en una bandeja para que se aireen un poco, terminen de enfriarse por completo, y también se endurezcan un poco. Todos los sobrantes pueden dejarse secar y triturar para agregar a otras preparaciones, o comerse en la merienda mientras sigues preparando este pastel infantil colorido.

Segundo pastel: el exterior delicioso

Cuando los cortes coloridos se hayan aireado lo suficiente (deben estar apenas ásperos al tacto, pero no duros), comienza a preparar el segundo pastel. Mientras bates, precalienta el horno y prepara el molde. Ya listo, vierte una pequeña base de preparación (1 cm. aproximadamente) y comienza a acomodar con mucha prolijidad los cortes coloridos, para que formen una figura continua.

Con cuidado y de a poco, vierte el resto de la preparación directamente sobre las figuras de colores. Esto permitirá que, al escurrir, rellene bien los huequitos e intersticios de la forma, letra o número que hubieras cortado. Pero debes hacerlo lentamente, para que no se muevan.

Otra técnica posible es montar los cortes en una gran torre, adhiriéndolos entre sí con un almíbar espeso, y dejando enfriar. Así puedes colocarlos en la base de la segunda preparación sin moverlos. También se puede atravesar un palillo de madera largo en un punto en común de los cortes, y quitarlo una vez cocido el pastel.

Con cuidado y sin mover mucho el molde, lleva al horno hasta que esté listo, siguiendo las indicaciones del envase. Retira y deja enfriar a la perfección antes de desmoldar, y recién entonces usa el cuchillo largo aserrado para quitar todos los bordes duros al tacto, exponiendo sólo la miga suave y deliciosa.

Una nota: para humectar aún más tu bizcochuelo puedes rociarlo en este momento con jugo de limón, de naranja, con café o con un poco de alcohol, para que vaya escurriendo hacia abajo lentamente. Por ahora, mientras se cocina, prepara el fondant de la cobertura.

Tercer paso: glaseado y cobertura

Ya listo, frío y cortado el pastel, cúbrelo con el glaseado, dulce de leche o crema batida en una capa algo delgada pero no demasiado. Divide el fondant en la cantidad de colorantes neón que tengas, y dale color a cada porción. Cuando tengas un tono parejo en cada uno, modélalos en tiras y une todas, para luego enroscarlas un poco.

Usando azúcar glas o un mantel de silicona, si fuera necesario, estira el fondant primero dándole golpecitos y luego estirando con el palote, para lograr un colorido diseño multicolor.

Cubre con el fondant colorido por sobre la crema o el glaseado, decora a tu gusto, y disfruta de este pastel infantil colorido, muy sabroso, y con una técnica simple que lo dejará en un aspecto inigualable.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un Pastel Infantil Colorido, te sugerimos que visites nuestra sección Panificados - Repostería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social