Cómo hacer un organizador de cables

Cómo organizar los cables de una forma original

Hoy aprenderemos a realizar nuestro propio organizador de cables de pared, para tener siempre bien ubicados los cables de todos los artefactos que tengamos en el hogar, especialmente en aquellos tomacorrientes que utilizamos más a menudo y donde tenemos instalados varios dispositivos eléctricos.

¿Para qué sirven los organizadores de cables?

Los organizadores de cables persiguen múltiples funciones. Por un lado, son herramientas que tenemos para controlar el consumo extra de electricidad, y de este modo, ahorrar un poco más en la economía doméstica. Por otro lado, nos servirán para mantener los cables en su lugar (en lugar de que estén desparramados por el piso) previniendo accidentes, como tropiezos, arrastre de los cables (y, con ellos, de los aparatos eléctricos), su manipulación por manos de infantes, y también con su sola presencia logramos dar un toque estético y de orden que muchas veces solemos descuidar, relegando los grupos de cables a zapatillas y multiplicadores de conexión comunes y corrientes.

Cómo hacer un organizador de cables

Para crear este organizador de cables, partiremos de un multiplicador de conexiones convencional. También podemos usar una zapatilla más bien plana, que se pueda montar a la pared. Si no tienes habilidades en la materia de conexiones eléctricas, deberás contratar el servicio de un electricista profesional.

Imagen 1.

Debes planificar dónde colocarás tu organizador con enchufes o conexiones múltiples. Por ejemplo, detrás del televisor, donde suele haber conexiones variadas (TV, DVD, sistema de sonido, equipo musical y otros). A la altura que encuentres adecuada, debes colocar el grupo de conexiones, por lo que hay que preparar el espacio. Ahueca la pared o abre la tapa de conexión ya instalada (para ello necesitas contratar al electricista) y deja lista la conexión para colocar tu creación. Recuerda desconectar la electricidad del hogar para hacer esta labor.

Para crear el organizador, toma el elemento (el conector múltiple o la zapatilla) y, simplemente, colócale una planchuela plástica (de material no transmisor) en la que hayas hecho tantas perforaciones, como conexiones tenga el cuerpo principal. Esta pestaña debe tener no menos de 3,5 centímetros de ancho, para permitir un buen agarre de los cables. Las perforaciones que hagas deben ser en forma de cono, en cuyo vértice haya un sector circular (simulando una cerradura).

La idea es colocar allí el cable, haciendo algo de presión, para enchufarlo y desenchufarlo a gusto. Al desconectar el cable, no sólo no caerá al piso, sino que quedará bien sujeto en una forma estética, prolija y al resguardo de todo.

Y si tu problema esta en el escritorio y no en la pared, entonces puedes fabricar un organizador de cables con clips, y todos los dispositivos sobre tu espacio de trabajo estarán organizados y seguros.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un organizador de cables, te sugerimos que visites nuestra sección Electricidad.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 60% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social