Cómo hacer un organizador de cables con clips

Organizador de cables con clips

Si el espacio en tu oficina o en tu escritorio es reducido, esta idea te va a ser de gran utilidad. Se trata de un organizador de cables que puedes crear ahora mismo, con los elementos que tienes a mano, para no volver a extraviar extremo alguno y optimizar todas tus tareas.

Como primera medida, para crear el organizador de cables debes acomodar el cableado general de tu escritorio. Separa los cables de alimentación eléctrica para que no queden en la misma toma, y divídelos del resto de los cables de uso cotidiano. Entre estos cables, podemos distinguir USBs de diversos usos, cables de audio, cables de cámaras web o de parlantes alternativos, cables telefónicos y de redes, conectores para tus periféricos y todo tipo de cables que utilices.

Consejos para organizar los cables en un escritorio

Ya acomodados estos cables hacia un costado o un sector de tu escritorio, sepáralos colocando aquellos que usas más frecuentemente, por un lado, y los más esporádicos por el otro, para facilitar luego su selección. Recuerda acomodarlos para que, al necesitarlos, puedas tomarlos de sus extremos y jalarlos con seguridad hasta tu computadora o hasta donde vayas a necesitarlos.

Imagen 1.

Ahora sí, podemos montar el organizador de cables Para hacerlo, tan sólo necesitamos algunos elementos de escritorio o de oficina bastante convencionales: clips de papeles (delgados o en gancho), una barra de telgopor u otros materiales.

Si decides usar clips de papeles convencionales, simplemente ábrelos separando ambos "rulos" para poder "pegarlo" a la mesa, dejando el "rulo" más chico apenas abierto y asomado, para enganchar de allí el cabezal del cable.

Si decides usar ganchos de papeles, colócalos al borde del escritor y deja una de sus asas hacia afuera, para poder enganchar de él el cabezal del cable, pasándolo por el sector más ancho. Usa ganchos del mismo color para un aspecto más serio, o de colores brillantes para decorar con ellos tu zona de trabajo.

Otra opción es utilizar planchas de telgopor o cartón, sobre las que puedes practicar perforaciones, cortando un centímetro hacia dentro y luego un centímetro 45° inclinado, para insertar allí el cable sin que se mueva o caiga. Incluso podrías montar un peine de dientes gruesos, apenas levantado, para colocar allí tus cables.

Como vemos, hay miles de formas en las que podemos mantener los cables bien ordenados y siempre a mano. Te las recomendamos según tus gustos y disponibilidad de materiales, para no volver a quedar escondido debajo de la mesa, buscando ese USB que se extravía con tanta facilidad.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un organizador de cables con clips, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social