Cómo hacer un organizador con frascos

A la hora de guardar pequeños objetos, necesitamos contar con elementos útiles. Este organizador hecho con frascos es una idea original que seguro quedará genial en cualquier lugar de tu hogar.

Cómo hacer un organizador con frascos

Organizador con frascos

Tener dónde guardar todo tipo de objetos y elementos resulta muy importante para mantener el hogar limpio y ordenado. Por tal motivo, hoy veremos una manera original de hacer un organizador, siguiendo un poco la idea de la estantería de frascos que ya aprendimos a hacer en nuestro portal.

Cómo hacer un organizador con frascos
Cómo hacer un organizador con frascos

© Depositphotos.com/lightkeeper

Esta idea es sencilla, rápida de hacer, y muy versátil, ya que se trata de un organizador con frascos colgantes donde vamos a poder mantener todos los elementos prolijos y en buena guarda. Ya sean elementos de costura como agujas, alfileres, hilos y otros, o elementos del taller como clavos, tornillos, arandelas y tuercas, condimentos en la cocina, o incluso tus alhajas y bisuterías; todo va a encontrar su lugar, en una pieza con estilo y creatividad a la vista.

Pasos para realizar un práctico organizador con frascos

Para hacer este simpático organizador utilizaremos pequeños frascos de vidrio, cintas o cadenas (según el estilo que quieras darle a la pieza), y un portarrollos de cocina horizontal. El portarrollos de cocina puede ser reemplazado por dos piezas de cuelgue y un barral, ya sea un caño con dos soportes para barral, o dos clavos en L y una barra metálica, o bien dos soportes de estantería y una barra de madera tallada o plana. Todo dependerá del sitio donde colocarás tu organizador de frascos, y del contenido que albergará, para poseer un diseño complementario a la habitación y a la labor.

Para hacer este organizador, primero debes poner en condiciones el portarrollos o el colgador en sí. Lija, limpia y pinta de la manera que resulte más apropiada. Luego, encuentra su ubicación exacta, pues esto determinará el máximo de altura que pueda tener la pieza completa al finalizar.

A partir de este alto, tomaremos las tapas a rosca (deben ser tapas roscadas de buen cierre) de cada uno de los frascos, y les practicaremos dos perforaciones en la cara superior de la tapa. Por estas perforaciones introduciremos la cinta, la tela, el hilo o la soga, o la cadena o hilo de alambre o acero, según el diseño de la pieza.

Asegúrate de que la pieza quede bien sujeta por dentro (con nudos, dobleces, tuercas pequeñas o lo que te resulte de comodidad), y corrobora que el frasco pueda ser cerrado con su tapa, sin que el cierre se vea o perturbe la capacidad del frasco. Si el paso del sistema de cuelgue impide cerrar bien el frasco o resultara inconveniente, entonces coloca el cuelgue por fuera, adhiriéndolo con cemento de contacto u otro material, a tu conveniencia.

Luego, pinta o forra la tapa de manera complementaria a la decoración de la pieza, mientras vas lavando los frascos con agua bien caliente, retirando todo resto de etiquetas y pegamentos, y dejándolos bien prolijos. Puedes pintarlos luego, o etiquetarlos, según el diseño de la pieza.

Imagen: 1

Finalmente, cuelga el portarrollos o la pieza en su lugar, y por el parante de barral haz pasar los hilos, telas o alambres de cuelgue. Ya ubicadas todas las tapas, enrosca los frascos en su sitio, y ya tendrás listo tu organizador hecho con frascos, para colocar allí todos tus objetos pequeños.

"Tener dónde guardar todo tipo de objetos y elementos resulta muy importante para mantener el hogar limpio y ordenado."

'

"Para hacer este simpático organizador utilizaremos pequeños frascos de vidrio, cintas o cadenas (según el estilo que quieras darle a la pieza), y un portarrollos de cocina horizontal."