Cómo hacer un organizador con frascos

Organizador con frascos

Tener dónde guardar todo tipo de objetos y elementos resulta muy importante para mantener el hogar limpio y ordenado. Por tal motivo, hoy veremos una manera original de hacer un organizador, siguiendo un poco la idea de la estantería de frascos que ya aprendimos a hacer en nuestro portal.

Esta idea es sencilla, rápida de hacer, y muy versátil, ya que se trata de un organizador con frascos colgantes donde vamos a poder mantener todos los elementos prolijos y en buena guarda. Ya sean elementos de costura como agujas, alfileres, hilos y otros, o elementos del taller como clavos, tornillos, arandelas y tuercas, condimentos en la cocina, o incluso tus alhajas y bisuterías; todo va a encontrar su lugar, en una pieza con estilo y creatividad a la vista.

Pasos para realizar un práctico organizador con frascos

Para hacer este simpático organizador utilizaremos pequeños frascos de vidrio, cintas o cadenas (según el estilo que quieras darle a la pieza), y un portarrollos de cocina horizontal. El portarrollos de cocina puede ser reemplazado por dos piezas de cuelgue y un barral, ya sea un caño con dos soportes para barral, o dos clavos en L y una barra metálica, o bien dos soportes de estantería y una barra de madera tallada o plana. Todo dependerá del sitio donde colocarás tu organizador de frascos, y del contenido que albergará, para poseer un diseño complementario a la habitación y a la labor.

Imagen 1.

Para hacer este organizador, primero debes poner en condiciones el portarrollos o el colgador en sí. Lija, limpia y pinta de la manera que resulte más apropiada. Luego, encuentra su ubicación exacta, pues esto determinará el máximo de altura que pueda tener la pieza completa al finalizar.

A partir de este alto, tomaremos las tapas a rosca (deben ser tapas roscadas de buen cierre) de cada uno de los frascos, y les practicaremos dos perforaciones en la cara superior de la tapa. Por estas perforaciones introduciremos la cinta, la tela, el hilo o la soga, o la cadena o hilo de alambre o acero, según el diseño de la pieza.

Asegúrate de que la pieza quede bien sujeta por dentro (con nudos, dobleces, tuercas pequeñas o lo que te resulte de comodidad), y corrobora que el frasco pueda ser cerrado con su tapa, sin que el cierre se vea o perturbe la capacidad del frasco. Si el paso del sistema de cuelgue impide cerrar bien el frasco o resultara inconveniente, entonces coloca el cuelgue por fuera, adhiriéndolo con cemento de contacto u otro material, a tu conveniencia.

Luego, pinta o forra la tapa de manera complementaria a la decoración de la pieza, mientras vas lavando los frascos con agua bien caliente, retirando todo resto de etiquetas y pegamentos, y dejándolos bien prolijos. Puedes pintarlos luego, o etiquetarlos, según el diseño de la pieza.

Finalmente, cuelga el portarrollos o la pieza en su lugar, y por el parante de barral haz pasar los hilos, telas o alambres de cuelgue. Ya ubicadas todas las tapas, enrosca los frascos en su sitio, y ya tendrás listo tu organizador hecho con frascos, para colocar allí todos tus objetos pequeños.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un organizador con frascos, te sugerimos que visites nuestra sección Muebles.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social