Cómo hacer un Mándala

En el Budismo, los mándalas son considerados un espacio divino creado por manos humanas, y utilizados para meditar. Te invitamos a crear tu propio mándala con pocos materiales y mucha imaginación.

Cómo hacer un Mándala

Cómo hacer un Mándala

¿Qué es un mándala?

Un mándala es una representación simbólica compleja del macrocosmos, del hombre y de la mujer en estado meditativo. La palabra mándala viene del Sánscrito, significa comunidad y comunión, y es utilizada en el budismo y el hinduismo.

En el budismo, los mándalas son considerados un espacio divino creado por manos humanas. Son instrumentos mágicos para dejar fluir los pensamientos, profundizar la meditación y promover la relajación. En muchos casos, los mándalas son utilizados como una técnica efectiva de meditación, reviviendo emociones aletargadas y activando habilidades olvidadas.

Los mándalas son figuras geométricas concéntricas, y tienen un círculo en el centro, que simboliza el centro del universo y la concentración, seguido por una figura cuadrangular y otros patrones simétricos.

Cómo hacer un Mándala
¿Qué es un mándala? Cómo crear un mándala. Te invitamos a crear tu propio mándala con pocos materiales y mucha imaginación.

© Depositphotos.com/shooarts

"Los mándalas son instrumentos mágicos para dejar fluir los pensamientos, profundizar la meditación y promover la relajación."

Cómo crear un mándala

  • Para crear un mándala se necesitan los siguientes materiales: lámina de cartulina o cartón, lápiz, compás, regla, marcadores, temperas de colores, escarcha (brillantina), y pegamento.
  • El primer paso es recortar la cartulina en un cuadrado de 30 cm por 30 cm. Empezando por hacer un círculo en el centro con algún diseño especial, se deben crear otras figuras geométricas concéntricas con un patrón determinado. El único límite es la imaginación.
  • Una vez formado el diseño con lápiz en la cartulina para poder corregir cualquier error, se procede a dibujar los bordes con el marcador. Luego se pinta las figuras geométricas de adentro hacia afuera, de forma simétrica. La escarcha se pone de último como un elemento decorativo. Primero se debe poner pegamento en la figura a la que se le quiere poner la escarcha, para luego espolvorearla cuidadosamente.
  • Finalmente, el mándala estará terminado, y durante todo el procedimiento la concentración y paciencia fueron protagonistas, creando un estado meditativo.