Cómo hacer un limpiador de vidrios casero

Receta de limpiador de vidrios casero

Los vidrios y los espejos del hogar son todo un desafío a la hora de limpiarlos. Nos confiamos en los costosos productos comerciales para higienizarlos y quitarles las marcas del polvillo, las grasas y vapores del ambiente, y aún así no obtenemos un resultado duradero ni esperado.

Todo esto cambiará cuando hagas tu propio limpiador y abrillantador de vidrios, por sólo monedas y con ingredientes naturales que son gentiles con el medio ambiente. ¡Manos a la obra!

Ingredientes y materiales

Necesitarás un bol y una espátula de mezclar para prepararlo, un embudo y una botella con tapa de cierre hermético o con atomizador (pulverizador) para almacenarlo.

En cuanto a los ingredientes, consigue una taza de vinagre blanco de alcohol, una taza de agua limpia (destilada, desmineralizada o de manantial mejor, aunque puedes usar la del grifo), un cuarto de taza de jugo fresco de limón filtrado para retirar la pulpa, y aceite esencial de la fragancia que prefieras, aunque este ingrediente es opcional. Si eliges usarlo, te recomendamos optar por un aroma cítrico (que da mayor sensación de limpieza) o el del aromatizante que uses en casa, para evitar un contraste de aromas en los ambientes.

Cómo hacer un limpiador de cristales

En el bol mezcla el agua y el vinagre, revolviendo para integrar a la perfección. Agrega el jugo exprimido de limón, pasándolo por un tamiz o filtro fino para retirar toda la pulpa y restos sólidos. Aunque el limón hará un efecto aromatizante, también puedes agregar unas 10 gotas de aceite esencial si prefieres. Mezcla muy bien para integrar todos los líquidos, y embotella en el contenedor limpio y seco utilizando el embudo.

Deja asentar unos 30 minutos antes de comenzar a usar este limpiador y abrillantador casero. Para eso, primero repasa el vidrio, espejo o elemento de cristal con un papel o paño suave y seco, para retirar el polvillo y la suciedad adherida. Luego, rocía con el limpiador casero, deja asentar y actuar unos 10 a 15 segundos, y repasa con toallas de papel o con papel periódico arrugado en bolas del tamaño de tu puño, renovando el papel cada vez que fuera necesario. Limpia en zonas pequeñas cada vez, y en movimientos circulares, hasta que notes que la humedad desaparece.

Tus superficies de vidrio quedarán brillantes, desinfectadas y aromatizadas, y se mantendrán así por más tiempo, pues este limpiador no deja residuos como sí lo hacen los productos comerciales, que terminan por apresar el polvillo del aire en los cristales.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un limpiador de vidrios casero, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?
28 valoraciones.
El 96% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social