Cómo hacer un jardín verde

La planificación de los jardines, normalmente, incluye una gran variedad de coloridas flores y plantas de hojas variadas, que convierten a nuestro espacio vegetal en una gran paleta de tonalidades alegres y atractivas. Sin embargo, hay ambientes a los que les va mejor una paleta cromática más calma y liberadora, y aquí el verde es el gran favorito. Ya sea para espacios de meditación, salas de espera o consultorios y oficinas, la planificación de un jardín verde puede ser la respuesta a tus necesidades.

Ante todo, recordemos que el color verde juega un papel muy importante en nuestra percepción sensorial. Es un color relajante, calmo y esperanzador, que facilita la concentración para el trabajo y los estudios, y también para la meditación. Un jardín verde logrará hacer más apacibles las esperas, y favorecerá nuestro enfoque en las tareas laborales o cotidianas.

Imagen 1.

Para planificar un jardín verde, debemos procurar elegir variedades perennes, o caducas, pero pensando en su renovación. Por lo general, requerirán de poco mantenimiento, como la colocación de abonos y pocos tratamientos plaguicidas.

Entre las variedades más buscadas para la planificación de jardines verdes, encontraremos una gran variedad de trepadoras, siendo la reina absoluta la Hiedra (Hedera helix). Esta especie preferirá la sombra y los sectores frescos y ventilados, pero es muy resistente a climas diferentes. Es de cultivo sencillo y es muy fructífera. También los arbustos son muy buscados para la planificación de jardines verdes. El ligustrín o aligustrina (Ligustrum sinense) es uno de los principales, debido a que permite su poda decorativa.

La Coquia (Kochia scoparia) es una variedad muy deseada, ya que produce una frondosa mata verde claro que logra decorar cualquier rincón, ya sea estando en tierra hasta en macetas y zonas rocosas. Es una planta con gran brotación si se la mantiene con suficiente humedad, y es de muy fácil reproducción; a veces es más la dedicación para su control que para su reproducción.

El espatifilo (Spathiphyllum) y los helechos son, entre las plantas para jardines verdes, quizás las más refrescantes y vivaces. Ocupan el lugar que normalmente tomarían las coloridas flores, aportando su alegría y sus delicados movimientos cuando reciben el aire.

Finalmente, un bello jardín verde no estaría completo sin sus varas y cañas. En este aspecto, el bambú y el papiro son las dos especies más buscadas, debido a sus formas que reflejan calma y serenidad, y cuya apreciación nos remonta a paisajes remotos y a tiempos más simples como por arte de magia.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un jardín verde, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social