Cómo hacer un jardín de lluvia

¿Qué es un jardín de lluvia?

El jardín de lluvia es una idea genial para embellecer el hogar y aprovechar lo que este nuevo clima mundial nos ofrece.
Se trata de un espacio de tierra cultivada con variedades, en la que el agua de las lluvias se absorbe y purifica por acciones naturales, mediante su paso por ese filtro natural que es la propia tierra. Al formarse de capas de arenillas, piedras, arcillas, hojas secas y otros, el agua que pasa va perdiendo la suciedad y recuperando su pureza, pudiendo ser mejor aprovechada.

Cuando el agua de lluvia se recopila y viaja por cañerías y desagües municipales, se ensucia más de lo que se limpia, haciendo mucho más difícil su filtrado y potabilización. Por eso, al crear estos jardines filtradores, estarás haciendo una enorme colaboración al sistema de aguas de tu ciudad.

Imagen 1.

¿Dónde hacer un jardín de lluvia?

Un jardín de lluvia se puede crear en cualquier sitio y ciudad, y cuanto más llueva, más sencillo será. Si en tu lugar de residencia las precipitaciones fueran escasas, debes planificar con un poco más de atención al diseño, creando el jardín en una zona más baja del terreno, o haciendo sistemas de cuencas que dirijan el agua, en declive, hacia una zona que permita un breve estancamiento y su posterior absorción con este sistema.

El jardín de lluvia puede tener el tamaño que prefieras. Si tu terreno es grande, destina un gran sector a ello, mientras que si vives en una ciudad y no tienes demasiado espacio, puedes crear un pequeñísimo jardín de lluvia de hasta un metro cuadrado, sobre una bandeja de cierta profundidad que filtre el agua y la redirija hacia un tanque contenedor, útil para regar el jardín de tu edificio o para la limpieza de las veredas.

Cómo fabricar el jardín de lluvia

Primero, elige el lugar o prepara la bandeja contenedora que colocarás en la azotea, en el tamaño y forma adecuada, y con una profundidad no menor a 50 centímetros. En el caso de hacerla en suelo, señala el sitio de creación y rebaja el nivel de la tierra en unos 10 centímetros o más, para "invitar" al agua hacia esta zona.

Ya listo, comienza a rellenar en capas de tierra. En el jardín de suelo el terreno ya estará conformado; si haces la bandeja o el jardín artificial, asegúrate de crear capas de gravilla, hojas secas, tierra suelta, tierra arcillosa y arena en la parte superior e intermedia, para que el agua pueda ser filtrada adecuadamente y luego dirigida por tuberías limpias hacia el tanque de recolección.

Especies útiles para hacer un jardín de lluvia

Las raíces son un ideal filtro de aguas. Variedades como el bambú o las plantas de climas sumamente húmedos son ideales, pues no se ven afectadas por el agua estancada mientras que colaboran en su filtrado. También las xerófilas son buenas para este trabajo.

Cultiva tus especias en el terreno o tierra de capas, y luego coloca por encima del nivel viruta de madera, pajote, mulch o musgo decorativo. Esto ayudará a evitar la evaporación y facilitará la absorción, además de dar un aspecto mucho más bello al sector.

Luego, sólo resta esperar a la temporada de lluvias y dar el mayor provecho a este recurso indispensable para nuestra vida. La tierra te lo agradecerá, y tú estarás haciendo una excelente colaboración al cuidado de nuestro planeta.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un jardín de lluvia, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social