Cómo hacer un jardín aromático

Algunas hierbas y flores pueden otorgarle al jardín, ademas de belleza y color, aromas muy agradables. Un jardín aromático puede diseñarse tanto en un patio como en una terraza o balcón. No hay excusas para disfrutar de su presencia.

Cómo hacer un jardín aromático

Los jardines son una verdadera bendición. Logran elevar la alegría y mejorar las energías de cualquier ambiente con su sola presencia, y lo mejor de todo, es que podemos disfrutarlos aunque vivamos en un minúsculo monoambiente, ya que también podemos crear jardines en una terraza o balcón. Hay muchas formas de diseñarlos, y necesitamos saber sólo unos pocos detalles y secretos para lograrlo.

Los jardines de flores son una belleza, aunque resultan caducos y corren riesgo de deteriorarse velozmente por acción del clima y los fuertes vientos. A diferencia de ello, los jardines denominados "aromáticos" son algo más resistentes, y por lo general, podemos cultivarlos en interiores, procurando tan sólo un poco de luz solar a diario para un correcto desarrollo.

Cómo hacer un jardín aromático
Cómo hacer un jardín aromático

Cuando planificamos un jardín aromático podemos elegir entre una gran variedad de plantas de flores, especias aromáticas y hasta especies vegetales comestibles, que además de perfumar nuestros ambientes, logran mejorar la presentación y el sabor de nuestros alimentos de manera orgánica y natural.

Entre las especies florales aromáticas, la lavanda es quizás la reina absoluta. Es una especie muy resistente y con una gran capacidad de adaptación a los diversos climas y terrenos, lo que permite su cultivo hasta en minúsculas macetas. Además de perfumar el ambiente, el aroma de la lavanda es capaz de alejar pestes de otras especies y hasta eliminar la problemática de la polillas en nuestros roperos y armarios. Es la gran recomendada de esta nota.

También podemos contar con jazmines de diversos tipos, muy aromáticos, y hasta con madreselvas y rosas, que aportan un delicioso perfume con su sola presencia.

>Entre las hierbas aromáticas, podemos elegir virtualmente cualquiera de ellas y luego recogerlas del jardín y usar con fines gastronómicos. Podemos incorporar mezclas de especies en un mismo macetero o cantero colgante, incluyendo cebollines, ciboulette, orégano, tomillo, romero, eneldo, menta, albahaca o muchas más. Sólo debemos procurar una buena ventilación, un riego adecuado, y un poco de exposición solar directa o indirecta a diario, según tengamos disponibilidad de ello. Son especies que resisten muy bien la exposición solar, por lo que conservarlas en el balcón o la azotea no será ningún inconveniente.

Si eliges hacer un jardín aromático, te recomendamos plantar o colocar cerca alguna planta de flores amarillas para que atraigan los insectos rondantes, y también una lavanda, para complementar los aromas y mantener una buena salubridad.