Cómo hacer un Jabón con Sosa y Aceite Usado

Es difícil pensar que la sosa y el aceite usado pueden servir para limpiar la piel, y aunque suene extraño es real. Anímate a fabricar este jabón artesanal, con pocos ingredientes pero con sumo cuidado.

Jabón Artesanal con Sosa y Aceite Usado

Jabón Artesanal con Sosa y Aceite Usado

Esta es una idea genial para economizar en casa, creando tu propio jabón de limpieza casero y aprovechando un elemento que altera tu entorno: el aceite usado. Ponte manos a la obra en juntar todo el aceite que descartes de la cocina, porque lo utilizaremos en esta sensacional creación.

Ingredientes

Para hacer este jabón de sosa y aceite usado necesitaremos medio kilogramo de sosa (soda cáustica) en granos o en escamas, tres litros de agua pura (desmineralizada, destilada, de lluvia, de manantial) y tres litros de aceite de cocina usado (filtrado, sin restos de comida).
Adapta estas cantidades a lo que tengas en casa, para hacer tanto jabón como puedas sin desperdiciar recursos.

Una nota de precaución: La sosa debe ser manipulada con extremo cuidado, ya que es tóxica al entrar en contacto con la piel, los ojos, las vías respiratorias o por ingesta. Siempre trátala atendiendo a las medidas de precaución, utilizando barbijo, gafas de protección, guantes, y trabajando en un sitio ventilado.

Receta para hacer jabón artesanal de limpieza. Cómo hacer un jabón casero de sosa y aceite usado
Con esta idea puedes crear tu propio jabón de limpieza casero, aprovechando un elemento que altera tu entorno: el aceite usado

"Siempre manipula la sosa utilizando barbijo, gafas de protección, guantes, y trabajando en un sitio ventilado."

Cómo hacer el jabón de sosa y aceite usado

Comienza por colocar la sosa en un contenedor de vidrio bien limpio. Con mucho cuidado, disuélvela agregando lentamente el agua fría, revolviendo bien hasta que la notes perfectamente integrada. Deja reposar por 24 horas antes de proseguir.

Pasado el tiempo de reposo, agrega lentamente el aceite usado a temperatura de ambiente, o calentado por media hora al sol directo para que esté apenas tibio. Mientras agregas el aceite, ve revolviendo con cuidado, recorriendo los bordes y el fondo del recipiente, para integrar ambos líquidos a la perfección.

Una vez que estén bien amalgamados los elementos, incorpora unas gotas de colorante vegetal para jabones, del color que prefieras, y también unas 3 a 5 gotas de un aceite esencial o esencia aromatizante (en caso que el olor del jabón natural de sosa no te fuera placentero).

Coloca la mezcla del jabón artesanal en moldes limpios y secos, y deja asentar por unos minutos. Luego, lleva a la nevera para acelerar el proceso de secado. Pasada una semana, aproximadamente, sentirás la superficie del jabón bien firme: este es el momento de desmoldar y dejar que termine el proceso de secado por un mes más (quizás menos).

"El jabón de sosa se puede usar en la ducha diaria, para el cuerpo, las manos y también el rostro, aplicando con cuidado y evitando el contacto con los ojos."

Usos del jabón de sosa

El jabón casero de sosa se puede usar en la ducha diaria, para el cuerpo, las manos y también el rostro, aplicando con cuidado y evitando el contacto con los ojos. Este jabón eliminará cualquier suciedad e impureza de la piel, dejándola tersa y firme.

Aprovecha para hacer pastillas más pequeñas y colocar en la cocina o en el lavadero, para asear tus manos a la perfección luego de las labores y quitar cualquier resto de limpiadores, grasas o lo que fuera que altere tu piel.