Cómo hacer un iluminador casero

Receta para hacer un iluminador casero

Uno de los elementos imprescindibles para lograr un maquillaje natural y de aspecto profesional, es el iluminador. En el mercado podrás encontrar una enorme variedad en presentaciones y con distintos acabados finales, pero no está de más probar con un producto casero y con el tono que tú prefieras.

Para hacer este iluminador necesitarás:

  • Sombra de ojos en polvo de un tono claro (como blanco, rosa, naranja, amarillo o dorado, el que quieras)
  • Polvo compacto translúcido, de preferencia mineral
  • Alcohol medicinal común
  • Un recorte de tela de algodón blanca
  • Un pote con tapa para conservar, como el de un iluminador que se te haya terminado, bien limpio.

Cómo preparar un iluminador casero

Con una espátula, pica para desgranar el polvo compacto, evitando que queden grumos (puedes aprisionarlo entre dos cucharas).

Sobre el polvo compacto coloca la sombra de ojos, también en polvo, siguiendo el procedimiento anterior si fuera necesario. Puedes usar una sombra o mezclar varias; por ejemplo, una sombra en polvo blanca y otro poco de color dorado, para dar con un tono claro y también brillo. Mezcla con la espátula para integrar los productos, corroborando el resultado final y comprobando hasta encontrar la tonalidad justa.

Ya bien incorporado, agrega a la mezcla una cucharadita de alcohol medicinal, y mezcla para hacer una pasta que no sea tan líquida. Si prefieres, y dependiendo de la cantidad que prepares, puedes ir agregando de a media cucharadita, agregando más si lo crees necesario. Mezcla bien, y luego pisa para acomodar la pasta en el pote contenedor.

Coloca por encima el paño de algodón y, con un elemento que tenga la misma forma del envase, aprisiona para que el paño comience a absorber el alcohol restante. Éste se ensuciará, por lo que te recomendamos no usar nada que quieras conservar luego. Aprieta bien el paño para absorber la mayor cantidad posible de alcohol.

Verás que el producto habrá quedado bien compacto, pero aún húmedo. Por ende, dejaremos el pote destapado por algunas horas, permitiendo que se evapore por cuenta propia el resto de alcohol, dejando el producto terminado cuando esté ya seco, compacto, y apto para tomar con una brocha de maquillaje.

Cómo aplicar el iluminador casero

Gira la brocha sobre el polvo compactado y aplica sobre las zonas de tu rostro que necesiten un extra de iluminación, como la nariz, el mentón, la frente o donde desees, en contraposición al polvo compacto o al rubor, que oscurecerán las áreas necesarias.

Al tomar el producto, haz girar suavemente la brocha, para no tomar demasiado, y sacude levemente antes de aplicar sobre tu rostro, para evitar dejar zonas sobreexpuestas de luz y brillo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un iluminador casero, te sugerimos que visites nuestra sección Maquillaje.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 86% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social