Cómo hacer un enjuague bucal casero

Receta para hacer enjuague bucal casero

Despertar, estirarnos, oxigenar nuestro cuerpo y mente, y luego una adecuada higiene bucal con un cepillado bien prolongado que nos deje una sonrisa espléndida. Para dar ese toque especial necesitamos un efectivo enjuague capaz de eliminar bacterias y otros agresores que se esconden en nuestra boca.

Este es un proceso fenomenal que repetimos a diario, y varias veces por día. Por eso aquí aprenderemos a crear un enjuague bucal casero, gentil con nuestro cuerpo y con el entorno. Además, tiene la ventaja de ser muy efectivo para higienizar nuestra boca entera y libre de químicos agresivos, sin colorantes que tiñen nuestro esmalte dental, ni alcohol agresivo con la delicada zona buco-oral.

Ingredientes

Para hacer una botella de este enjuague bucal casero necesitaremos:

- 1 taza de agua purificada (mineral o de manantial)
- 8 a 10 gotas de aceite esencial de sabor y aroma que quieras
- 1/4 de taza de jugo de aloe vera natural
- 1 cucharada de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada). No agregues más de esta cantidad, pues en demasía puede ser agresiva con tus dientes.

Preparación del enjuague bucal casero

Prepara una botella plástica de tapa a rosca con buen cierre (reutiliza la de los enjuagues bucales comerciales que ya tengas) dejándola bien limpia, seca, y con una etiqueta que indique su contenido. En la misma botella, o bien en un bol limpio, mide y vierte el agua purificada y el jugo de aloe vera (puedes adquirirlo en farmacias, tiendas de salud o dietéticas). Estos dos ingredientes ya son una mezcla fenomenal, pues el aloe alivia las inflamaciones y molestias que puedas tener en la boca tras el cepillado, además de hacer una suave limpieza. Sin embargo, aún carece de las propiedades desinfectantes que buscamos, así que proseguimos.

Lo siguiente es incorporar el peróxido de hidrógeno, revolviendo bien para integrar todo a la perfección. Este es el agente que elimina las bacterias de la boca, y además tiene suaves propiedades blanqueadoras para tus dientes. Finalmente, añade las gotas de esencia de menta (o del sabor que quieras) para dejar tu aliento fresco y darle mejor sabor al producto. Si no te gusta la menta, te recomendamos las esencias de hierbabuena, peperina, mentol, limón, naranja, clavo o canela.

Coloca la tapa y agita para terminar de integrar los ingredientes, repitiendo antes de cada uso. Verás que tu boca queda más fresca, tu aliento renovado, y tus dientes saludables y brillantes. Cuando ya quede poco en el envase, repite la fabricación y siempre ten a mano este sensacional enjuague bucal casero, más que económico y con toda la eficiencia en la limpieza de toda tu boca.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un enjuague bucal casero, te sugerimos que visites nuestra sección Salud bucal.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social