Cómo hacer un centro de mesa para el otoño

Un centro de mesa otoñal con una calabaza

La llegada del otoño nos llena de calidez, de la frescura del aire y del tenue sonido crujiente de las hojas secas, que caen al piso y crean la mágica alfombra de las ciudades. Es una época especial para reunirnos con amigos o en familia, aprovechando que afuera los días no son tan agradables. Y, en cada reunión y encuentro, no falta la deliciosa comida y la mesa bien servida.

En esta nota aprenderemos a hacer centros de mesa bien otoñales, fácil y con pocos gastos, para agasajar a tus invitados en esta dorada estación del año.

Calabazas como centros de mesa

Para celebrar la llegada del otoño elegimos utilizar calabazas y zapallos como contenedores para centros de mesa, que representan las formas, colores y la belleza de esta estación. Elige las calabazas redondas, de las que se calan y usan como candeleros en la celebración de Noche de Brujas. Puedes usar de otros tipos también, siempre que procuren un buen apoyo en la base y tengan un tamaño suficiente.

Imagen 1.

Además de la calabaza, necesitamos cuchillos, cucharas caladoras, pintura acrílica del color que prefieras (o pintura en aerosol), pinchos para brochetas, hojas secas, espigas de trigo, ramas secas (especialmente, de sauce eléctrico), piñas de pinos y todos los elementos que quieras colocar en este centro de mesa. Y para sujetar las piezas entre sí, nada mejor que la pistola de silicona caliente.

Cómo preparar el centro de mesa otoñal

Una buena idea es crear una calabaza grande para el centro de mesa principal, y otros tres o cinco calabacines para colocar como decoración aquí y allá en la casa.

Comienza por retirar la tapa de la calabaza, creando la abertura superior, y retira la carne o pulpa con una cuchara profunda. Cuando la hayas vaciado lo suficiente, déjala secar unos momentos mientras preparas la pintura.

Pinta la calabaza por fuera, rociándola o aplicando el acrílico a pincel para dar una buena cobertura. Usa el color que prefieras, o puedes dejarla sin pintar y rodearla con una cinta natural, o un hilo sisal o rafia para decorar en un gran moño hacia el frente.

Coloca las piñas y los elementos elegidos en las puntas de los palos de brochetas, adhiriendo con silicona caliente. Cuando fije, simplemente clava los pinchos por su extremo punzante en la piel interna de la calabaza. Complementa con las ramas y hojas secas, pudiendo también colocar flores frescas en colores apropiados para dar más vida al centro de mesa.

Los calabacines para la decoración pueden contener pequeñas flores secas de colores vivos, si así lo prefieres, y recuerda colocar una a tres espigas de trigo pequeñas para exaltar la belleza de la estación.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un centro de mesa para el otoño, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social