Blanqueador casero, económico y efectivo

Receta Para Hacer un Blanqueador Casero

Las prendas blancas radiantes, brillantes e impecables son un verdadero placer a la vista. Por eso optamos por complementar nuestro jabón del lavado con blanqueadores, renovadores y todo un arsenal de productos comerciales que, en definitiva, terminan por abusar de nuestro presupuesto.

Hoy aprenderemos a hacer nuestro propio blanqueador casero, por sólo algunas monedas y aprovechando todas las bondades de los ingredientes naturales, gentiles tanto con nuestras prendas como con nuestras manos, y hasta con el entorno. Reúne tus materiales y ponte en acción, para que tu próxima tanda de lavado sea completamente sensacional.

¿Qué necesitas para hacer tu blanqueador casero?

Lo primero es contar con dos botellas contenedoras. Una, con tapa de buen cierre, será para agregar al lavarropas en el compartimiento del jabón o la del prelavado. La otra tendrá un pulverizador, permitiendo rociar las prendas y tejidos directamente sobre las zonas con manchas, como el cuello, las axilas, los puños y otros, y es conveniente que las botellas sean de color oscuro, para que el sol no afecte la composición del blanqueador.

Si no tienes botellas oscuras puedes rociar las que tengas con pintura en aerosol o cubrirlas con bolsas plásticas negras, recortadas y asidas con cinta adhesiva o pegamento. Para fabricar este blanqueador también necesitarás un bol y una espátula para la preparación, cucharas y medidores, y un embudo para facilitar el embotellado.

En cuanto a los ingredientes, para hacer estas dos pequeñas botellas utilizaremos:

- 1 taza de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)
- 1/2 taza de vinagre blanco de alcohol
- 1 cucharada de jugo fresco de limón (bien filtrado)
- 12 tazas de agua
- Aceite esencial cuya fragancia quieras agregar a tu blanqueador (opcional)

Preparación del blanqueador casero

En el bol mezcla todos los ingredientes, revolviendo para emulsionar a la perfección. Si vas a usar el aceite esencial, recuerda incorporarlo al final de la elaboración. Revuelve sin batir, sólo para asegurarte de que los ingredientes se integren; para ello, también es conveniente que todos los líquidos se encuentren a temperatura de ambiente.

Embotella el blanqueador casero para la ropa en los contenedores opacos y oscuros, y coloca una etiqueta para identificarlos fácilmente.

Cómo usar el blanqueador en prendas y superficies

Para usar este blanqueador, sólo agrega una medida a la tanda de lavado, o rocía sobre las manchas y las superficies, como el mismo lavarropas, los cerámicos del sanitario o lo que quieras limpiar. El peróxido hará un burbujeo muy sutil que aflojará las manchas, mientras que el limón y el vinagre blanquearán los tejidos y las zonas donde se aplique.

Si tienes manteles, linos o prendas que necesiten prelavado, simplemente vierte dos medidas de este blanqueador casero en un balde o palangana con agua templada, y deja en remojo las prendas por una a dos horas antes de lavar. Verás cómo se restauran los blancos, las manchas desaparecen, y los tejidos quedan radiantes gracias a esta creación tan económica como eficiente.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Hacer un Blanqueador Casero, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social