Cómo hacer Tratamientos de Frío y Calor Caseros

Tratamientos Con Frío y Calor Caseros

¿A menudo sientes dolores, contracturas y molestias por golpes accidentales o por otros descuidos? Hoy te enseñamos a hacer tus propios tratamientos de frío y calor caseros, para que dejes atrás los analgésicos y desinflamatorios que dejan tu cuerpo sobrecargado de químicos.

Necesitarás muy pocos elementos, que seguramente ya tienes en casa, y con ellos podrás aliviar dolores, fomentar la circulación y los procesos de desintoxicación, reducir la inflamación y, simplemente, sentirte mejor en minutos.

Cómo hacer ice packs

El “ice pack” es el tratamiento de frío, y hay numerosas maneras de hacerlo. En el mercado encontrarás almohadillas de gel que se conservan en el refrigerador hasta el momento de usar, y son muy eficaces, aunque hoy queremos proponerte hacerlas en casa, gastando quizás sólo algunas monedas y con igual eficiencia.

Métodos caseros para aliviar dolores con frio y calor. Cómo hacer objetos frios y calientes para aliviar dolores. Tratamiento casero de frío y calor

© Depositphotos.com/Wavebreakmedia

Imagen 1. ¿Quieres que tu ice pack se vea más “profesional”? Agrega a la mezcla unas gotas de colorante vegetal y lo conseguirás.

Muchos prefieren usar una bolsa plástica con cubos de hielo dentro, pero estos se derriten e, incluso, si usaras hielos plásticos o sintéticos, poseen formas definidas que no copiarían a la perfección la de tu cuerpo, como sí logra este ice pack casero.

Toma dos bolsas con cierre a presión (tipo Ziplock) de tamaño sándwich, o el que prefieras; prepara una bolsa ligeramente más grande que la otra. En la más pequeña, coloca partes iguales de agua y alcohol medicinal: mientras que el agua se congelará, el alcohol no lo hará –su punto de congelación es más alto y el congelador de casa no alcanza tales temperaturas-, manteniendo así el contenido fluido y frío a la vez.

Quita el aire de esta bolsa, ciérrala muy bien, y métela dentro de la otra. Nuevamente, quita el aire, cierra bien, y mantenlo en el freezer o en el congelador hasta el momento de usar.

Cómo hacer heat packs caseros

Para hacer el tratamiento de calor crearemos nuestros propios packs calientes. Nuevamente: en el mercado encontrarás los de gel que se calientan en agua o en el microondas, y también almohadillas eléctricas, pero aquí veremos cómo hacerlas en casa para tratar dolores de todo tipo, sin gastar de más.

Toma un calcetín blanco regular (puedes hacer uno con tela blanca liviana) y llénalo con una mezcla de una parte de granos de arroz por dos partes de sal marina gruesa. El arroz retiene el calor, mientras que la sal hace lo propio y a la vez es antibacteriana. Llena con una buena capacidad hasta completar aproximadamente 3/4 de la capacidad del calcetín. Cierra haciendo un nudo fuerte en la parte superior (puedes coser si prefieres), y conserva este pack en un sitio seco, no en el cuarto de baños ni en la cocina. Una opción es dentro de una bolsa de cierre hermético con un sobre de gel de sílice, para asegurarte de que absorba la humedad residual de tu piel luego de usarlo.

Para activar el calor, coloca el calcetín en el microondas, caliéntalo con una secadora de cabellos o incluso sobre una sartén a fuego medio, volteándolo regularmente para que no se queme. Cuando tenga una buena temperatura, estará listo para usarse (cuidado de no quemarte).

Cómo usar los tratamientos de frío y calor caseros

Si has tenido un golpe, hiciste ejercicios sin estirar, tienes problemas de nervios y hasta en el ciático, o te agachaste a recoger algo de debajo de la cama y ahora tu cuello parece una piedra, simplemente toma tus tratamientos de frío y calor caseros uno a la vez.

Primero aplica el ice pack (tratamiento de frío) y ponlo sobre la piel afectada limpia y seca, separando con una toalla delgada si sientes que el frío es demasiado intenso o si fuera en zonas delicadas (como los ojos). Esto reducirá la inflamación estimulando el alivio del dolor, y mejorará la circulación, haciendo que actúen los sistemas orgánicos de desintoxicación que ayudan a la cura de muchos males. Deja en frío por hasta 20 minutos.

Luego, aplica el tratamiento de calor: calienta tu heat pack y aplica sobre la zona, nuevamente colocando un genero entre a piel y el pack si sientes molestias. El calor permite la circulación de la sangre y otros fluidos, acelerando la curación y la desintoxicación, y te dará una agradable sensación de bienestar. Deja actuar por hasta 20 minutos.

Repite la aplicación de frío y luego calor por el tiempo que sea necesario (al menos 3 veces cada uno) y notarás un alivio duradero y eficaz. Aunque los fármacos seguro actuarán en menos tiempo, lo cierto es que sólo ocultan o inhiben los síntomas sin tratar la condición. Estos tratamientos con ice packs y heat packs caseros, en cambio, curarán tu mal y evitarán la nueva aparición de las molestias, de un modo completamente natural.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Tratamientos de Frío y Calor Caseros, te sugerimos que visites nuestra sección Trastornos y malestares.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social