Cómo hacer Té Casero Saborizado

Las hebras de té son muy sencillas de adquirir en el mercado, y muy económicas. Con ellas podemos preparar té casero y aumentar sus bondades, añadiendo un sabor extra y especial, a nuestro gusto.

Cómo hacer Té Casero Saborizado. Té saborizado con hierbas. Como preparar un té con hierbas

Cómo hacer Té Casero Saborizado

Té casero saborizado

Los amantes de la infusión de té saben una verdad inexorable: ningún "saquito" se compara a los sabores y las bondades del té en hebras.

En el mercado central o en muchos otros tipos de tiendas y establecimientos, podemos comprar distintos tipos de té en hebras, ya sea negro, rojo, verde, de Ceylán y muchos otros. Para saborizar en forma casera, el té negro es el más conveniente, aunque esta elección dependerá mayormente del gusto del consumidor.

Cómo hacer té casero saborizado

  • Podemos hacer té saborizado utilizando distintos tipos de cítricos. Para ello, quitamos la cáscara de pomelos, limones, naranjas o mandarinas, y los dejamos secar a la perfección.
    Una vez que ya estén secas, podemos trozarlas en pequeños pedazos, y mezclarlas con el té en hebras, ya sea en forma independiente o combinando los distintos sabores.
    Para su almacenamiento, nos valdremos de frascos herméticos, en donde el té saborizado se mantendrá en perfectas condiciones por mucho tiempo, y siempre estará listo para ser preparado.
  • También podemos utilizar diversas frutas, cortándolas en rodajas finas y secándolas con la ayuda del horno a baja temperatura.
    Así, podemos secar finas rodajas de banana, de frutillas, e incluso de manzanas y peras, para luego trozarlas y mezclarlas con las hebras de té.
    El almacenamiento será igual al anteriormente explicado: en frascos herméticos. De igual manera, podemos secar hojas de hierbas frescas, tales como menta, peperina u otra, para mezclarlas con las hebras de infusión.
  • En tan sólo una tarde podemos lograr muchísimas combinaciones de té en hebras saborizado, dejándolas listas para su consumo a lo largo del año.
    Además, podemos hacer excelentes regalos con ellas: una vez que tengamos las mezclas, podemos disponerlas en pequeñas porciones en frascos decorados con su etiqueta correspondiente, o incluso en bolsitas de tela adornadas con cintas, para hacer un regalo sabroso y original, y de acuerdo a los gustos de la persona a agasajar.
Cómo hacer Té Casero Saborizado. Té saborizado con hierbas. Como preparar un té con hierbas
Recetas para lograr muchísimas combinaciones de té en hebras saborizado. Té saborizado utilizando cítricos y frutas.

© Depositphotos.com/korolOK

Cómo hacer té casero saborizado

  • Podemos hacer té saborizado utilizando distintos tipos de cítricos. Para ello, quitamos la cáscara de pomelos, limones, naranjas o mandarinas, y los dejamos secar a la perfección.
    Una vez que ya estén secas, podemos trozarlas en pequeños pedazos, y mezclarlas con el té en hebras, ya sea en forma independiente o combinando los distintos sabores.
    Para su almacenamiento, nos valdremos de frascos herméticos, en donde el té saborizado se mantendrá en perfectas condiciones por mucho tiempo, y siempre estará listo para ser preparado.
  • También podemos utilizar diversas frutas, cortándolas en rodajas finas y secándolas con la ayuda del horno a baja temperatura.
    Así, podemos secar finas rodajas de banana, de frutillas, e incluso de manzanas y peras, para luego trozarlas y mezclarlas con las hebras de té.
    El almacenamiento será igual al anteriormente explicado: en frascos herméticos. De igual manera, podemos secar hojas de hierbas frescas, tales como menta, peperina u otra, para mezclarlas con las hebras de infusión.
  • En tan sólo una tarde podemos lograr muchísimas combinaciones de té en hebras saborizado, dejándolas listas para su consumo a lo largo del año.
    Además, podemos hacer excelentes regalos con ellas: una vez que tengamos las mezclas, podemos disponerlas en pequeñas porciones en frascos decorados con su etiqueta correspondiente, o incluso en bolsitas de tela adornadas con cintas, para hacer un regalo sabroso y original, y de acuerdo a los gustos de la persona a agasajar.