Cómo hacer soufflé de queso cheddar

Receta de soufflé de queso cheddar

Si pensamos en el queso cheddar, seguramente viene a nuestra mente una sabrosa y poco saludable hamburguesa, con esos rebordes amarillos que se asoman en fetas cuadriculadas, como si esa fuera su forma natural.

El queso cheddar es uno de los más sabrosos, atractivos en su color profundo, y especial para hacer una verdadera infinidad de platillos. Aquí aprenderemos a preparar un soufflé de queso cheddar delicioso y perfecto.

Ingredientes y materiales

6 huevos grandes (separando las yemas y los huevos a la perfección)
1-1/4 tazas de queso cheddar clásico, desmenuzado o rallado
3-1/2 cucharadas de mantequilla sin sal
1-1/3 tazas de leche (la que prefieras)
4 cucharadas de harina común
Una pizca de sal
Una pizca de paprika (pimentón dulce)
1/2 pizquita de nuez moscada molida
2 a 3 cucharadas de queso parmesano rallado de buen sabor.

En cuanto a los materiales, necesitarás un bol de mezclar, cucharas, una batidora eléctrica, dos ollas para calentar en la estufa, un molde de barro cocido o cerámica (o moldes individuales), y un batidor de alambre.

Preparación del soufflé de queso cheddar

Comienza por templar todos los ingredientes a temperatura de ambiente, retirándolos del refrigerador 30 a 60 minutos antes. Separa los huevos en claras y yemas asegurándote de que no quede resto alguno de yema o de materia grasa en las claras, cubre con una tapa o papel film, y reserva.

Precalienta el horno a 205°C (400°F) y prepara el molde del soufflé engrasándolo con mantequilla de manera pareja, y luego espolvoreándolo con el queso parmesano bien rallado, para crear una corteza en todo el interior.

Coloca la leche en una olla de fondo grueso y calienta a fuego medio-bajo, hasta que comience a exhibir pequeñas burbujas en su superficie (no debe llegar a hervir). Mientras tanto, derrite la mantequilla en otra olla pequeña, a temperatura media. Agrega la harina tamizada mientras mezclas vigorosamente con el batidor de alambre para que no se formen grumos (unos 3 minutos), cuidando de la temperatura para que no se dore. Retira del calor y agrégale la leche caliente, batiendo suavemente para integrar. Luego, vuelve al fuego medio-bajo y sigue cocinando y revolviendo constantemente, por unos 2 a 3 minutos, hasta que notes la preparación algo espesa.

Retira del fuego, agrega la sal, la nuez moscada y la paprika. Añade las yemas de a una, batiendo bien para integrar y templar. Luego, transfiere la mezcla a un bol grande y deja que se entibie casi a temperatura de ambiente, mientras sigues con la preparación.

Usando la batidora eléctrica, bate las claras hasta que tomen punto nieve, asegurándote de que no queden partes líquidas por debajo. Cuando la preparación anterior esté a temperatura de ambiente, comienza a integrar las claras batidas en tres partes, mezclando en movimientos envolventes e intercalando con el queso cheddar, sin aplastar ni mezclar demasiado, para no bajar las claras batidas.

Una vez que esté todo unido, vierte en el molde preparado (o en los moldes individuales) sin llenar más de 3/ de su volumen, para que se eleven sin rebalsar. Coloca el molde en una placa y lleva al horno. Ni bien cierres firmemente la puerta, baja la temperatura a 190°C (unos 375°F) y hornea hasta que notes el soufflé dorado y delicioso, por unos 25 minutos, sin abrir en ningún momento la puerta del horno. Sirve de inmediato y disfruta sin restricción.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer soufflé de queso cheddar, te sugerimos que visites nuestra sección Trucos.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 75% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social