Cómo hacer sellos

Los sellos son una marca personal y distintiva inalterable. Si bien hay muchas tiendas que se dedican a su fabricación, con un poco de habilidad podremos hacerlos nosotros mismos.

Cómo hacer sellos

Cómo hacer sellos

El sello de lacre o de cera es un detalle que ha tomado protagonismo en invitaciones, participaciones, diplomas, certificados y numerosos documentos, cumpliendo una función tanto certificadora como también elegante. Hoy podemos encontrar con gran facilidad numerosas empresas y tiendas que se dedican a la venta de tales insumos, y también a la fabricación de los sellos utilizados. Pero, claro, ¡nada mejor que aprender a elaborarnos nosotros mismos!

Hay algunas maneras diferentes de hacer sellos para cera o lacre. Por ejemplo, una bien sencilla es realizarlos a partir de un corcho sintético, de los que encontramos en botellas de vinos.

Cómo hacer sellos
Cómo hacer sellos

Como hacerlos? Necesitaremos, además del corcho, un elemento punzante que podamos calentar, como un pirograbador o un alambre rígido.

Dibujaremos con lapicera el diseño a imprimir sobre uno de los extremos del corcho sintético, recordando siempre hacerlo en negativo, es decir, a la inversa, de modo tal que al verlo en un espejo quede bien legible (¡esto es imprescindible para lograr letras!). Luego, con cuidado y determinación, repasamos por el diseño de tinta con el elemento punzante caliente, haciendo surcos prolijos y de igual profundidad, y habremos obtenido así nuestro sello de base, que podemos reutilizar numerosas veces.

A partir de este mismo sello podemos lograr otros en placas. Por ejemplo, podemos tomar porcelana fría o masilla para artesanos, amasarla con las manos para ablandarla, y copiar la forma del sello en negativo utilizando el corcho, previamente humectado con crema de manos o algún humectante o desmoldante.

Así lograremos un sello en positivo, el cual luego de haber dejado secar perfectamente, podremos presionar contra una nueva placa de masilla o porcelana para lograr un sello en negativo nuevamente.

Con estas placas podremos hacer estampados en papel, colocando el positivo por debajo de la plancha de papel y el negativo por encima. Calculamos que ambas placas coincidan perfectamente (podemos montarlas en palillos o pinzas) y estampamos sobre papel fino o papel grueso, apenas humedecido para facilitar la labor.