Cómo hacer salmón ahumado

El salmón ahumado es una delicia que resulta más simple de preparar de lo que parece. ¿No lo crees? Pues sigue esta receta y lo verás.

Cómo hacer salmón ahumado

Receta de salmón ahumado

Pocas delicias tan disfrutables hay en nuestra gastronomía como una buena porción de salmón ahumado, caliente y acompañado de vegetales verdes. Por eso hoy aprenderemos a realizarlo en casa, ahumándolo a nuestro gusto y con elementos fáciles de conseguir.

Cómo hacer salmón ahumado
Cómo hacer salmón ahumado

© Depositphotos.com/ajafoto

Cómo comprar el salmón

Para hacer salmón ahumado en casa es imprescindible contar con todos los ingredientes y elementos necesarios, particularmente con el principal: el salmón. Elige uno fresco, firme, de buena apariencia y textura. Pide al pescadero que te lo entregue sin espinas y sin su piel, en un corte de unos 500 a 600 gramos.
Al comprarlo, colócalo en su bolsa y pide al tendero que coloque esta bolsa bien cerrada dentro de otra con escamas de hielo, para asegurarte de que al llegar a casa el salmón esté en perfecto estado, listo para cocinar.

Ingredientes para hacer salmón ahumado

Además del salmón, necesitarás 300 gramos de azúcar rubio o blanco común, 300 gramos de sal gruesa, un pocillo de aceite de oliva extra virgen de buena calidad, un poco de eneldo fresco, y el otro ingrediente estrella: humo líquido. En el mercado encontrarás una enorme variedad de humo líquido, y también puedes adquirirlo por Internet, de productores locales.

"Puedes usar sal marina o sal ahumada para fomentar y potenciar el sabor."

Preparación del salmón ahumado

  • Mezcla el azúcar y la sal, y coloca la mitad en un contenedor de base plana con tapa, de preferencia de vidrio. Reposa por encima el salmón sin espinas ni piel, y cubre con la mezcla restante.
    Puedes usar sal marina o sal ahumada para fomentar y potenciar el sabor. Coloca una tabla de picar, un plato o cualquier cosa que haga presión pareja sobre toda la superficie, para aplanar el salmón, y tapa el recipiente. Lleva a la nevera hasta el día siguiente.
  • Pasado el tiempo, quita el salmón de la sal y el azúcar y enjuágalo bajo el grifo. No temas: esto quitará la sal y el azúcar que quedan sobre la pieza, aunque el sabor necesario ya se habrá impregnado en la carne.
    Luego escurre, seca si prefieres con un paño limpio que no deje pelusas, y corta en rodajas más bien finas, con cuidado.
  • Coloca las piezas en un plato o contenedor y rocía con aceite de oliva por encima, sin abundar en cantidad. Ahora, añade el humo líquido vertiéndolo en un hilo fino y procurando que las piezas queden bien humectadas en él; puedes girarlas si prefieres para un ahumado en ambas caras, más profundo.
    Espolvorea con eneldo y sirve en la mesa acompañado de patatas cocidas, ensalada de rúcula y una porción que queso crema.

"Sirve el salmón ahumado acompañado de patatas cocidas, ensalada de rúcula y una porción que queso crema."