Cómo hacer Rodillos Texturados

Método para Crear Rodillos con Texturas

Para hacer creaciones geniales en masillas, porcelana, o para que tus galletas caseras se vean de lujo, puedes hacer rodillos texturados con una técnica muy fácil, como la que verás en esta nota. 

Para ello necesitamos rodillos planos, los que haya en casa, o los más económicos del mercado. Puedes usar un palote de amasar de metal, madera o piedra, o virtualmente cualquier tubo o cilindro resistente.

Además, consigue una pistola de silicona caliente, algunas barras de silicona del tamaño adecuado (de las incoloras), un lápiz, y el diseño que quieras crear en tu rodillo, ya sea impreso o en una fotografía o imagen, para poder copiarlo.

Pasos para hacer rodillos texturados

Lo primero será limpiar muy bien y dejar secar a la perfección tus rodillos. Trabaja en serie, de modo de lograr varios con dibujos exclusivos en muy poco tiempo. Pon a calentar la pistola de silicona caliente, mientras con tu lápiz dibujas el diseño que quieras lograr en el cuerpo del rodillo. Si fuera de madera o metal no habrá problemas, pero si es de piedra o vidrio tal vez necesites un rotulador indeleble en lugar del lápiz.

Rodillos texturados para decorar. Guía para crear rodillos con texturas. Rodillos con dibujos para cortar masas o decorar

© Depositphotos.com/Fotana

Imagen 1. Para hacer rodillos texturados necesitas tu pistola de silicona caliente, y barras incoloras del tamaño adecuado.

Con paciencia y tanta prolijidad como puedas, ve copiando el diseño dibujado con la silicona caliente. Para facilitar la adhesión del trabajo, haz el diseño en una mitad y deja que la silicona enfríe aprovechando la ley de la gravedad, para una vez seca, plasmar el diseño en la contracara. Si tienes un torno manual para artesanías, también podrías marcar primero el dibujo (en la madera o el metal) y luego dibujar con la silicona, dejando enfriar a la perfección.

Para usar estos rodillos texturados, simplemente estira la masa, masilla o lo que sea que quieras decorar, y pasa el rodillo por encima, una sola vez, de modo que la silicona deje su marca en las superficies blandas. En caso de que, por accidente, tu diseño se desprendiera, puedes adherirlo con un punto de adhesivo instantáneo y dejar ventilar unas 48 horas antes de utilizar sobre comestibles. Si temes posar la silicona sobre los alimentos, cúbrelos primero con una capa muy tersa de papel film, y plasma el dibujo por encima para dejar la marca, sin el contacto.

Rodillos texturados sin silicona

Un apartado especial merecen los frusleros de madera. Por ser un material mucho más fácil de manipular, se pueden crear rodillos texturados de madera rebajando la superficie con gubias, limas, lijas, o también con un torno manual de artesanías. En este caso, dibuja el diseño y quita la superficie de los sitios marcados, para lograr una textura en volumen en lugar de una hundida.

Recuerda que puedes plasmar diseños en patrones, individuales, o simplemente usar estas técnicas para marcar líneas, círculos o cuadrados que te guíen en los cortes que debes hacer (especialmente para pastas).

Con esta técnica simple obtendrás rodillos texturados en cualquier diseño, forma, tamaño y material, para que todas tus creaciones se vean de maravillas.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Rodillos Texturados, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social