Cómo hacer recipientes con discos de vinilo

¿Tus viejos discos de vinilo ya no suenan? Y claro, puede ser porque ya están muy rayados. No importa, vamos a reutilizarlos para crear recipientes u objetos decorativos muy originales.

Cómo hacer recipientes con discos de vinilo

Cómo hacer recipientes con discos de vinilo

¿Tienes viejos discos de vinilo que están fuera de uso? Aquí te contamos una idea muy original con la que vas a poder aprovechar esos viejos discos, incluso aquellos que están rayados o un poco deteriorados: vamos a convertirlos en platos y contenedores.

Para este trabajo necesitaremos los discos de vinilo en sí, y los recipientes con los que nos ayudaremos a darles forma. Dependiendo del tamaño y de la forma deseada, podemos aprovechar moldes metálicos de uso gastronómico.

También utilizaremos algún otro elemento para darle peso. Busca uno cuya base sea del mismo tamaño del centro del disco, es decir, de la parte que quieras que quede plana para darle apoyo. Por ejemplo, si quisieras preservar intacta la parte donde se halla la etiqueta del disco, buscá un elemento con un diámetro igual. También vamos a necesitar un recipiente grande y agua hirviendo, o lo más caliente posible. Este recipiente debe ser lo suficientemente espacioso como para colocar dentro el disco.

Cómo hacer recipientes con discos de vinilo
Cómo hacer recipientes con discos de vinilo

Si quieres conservar la etiqueta original, debes retirarla antes. Un buen truco para hacerlo es pintarla con cola o con barniz (para protegerla) y llevar toda la pieza al agua caliente, para dejarla allí dentro hasta que se enfríe. Luego, la etiqueta se desprenderá fácilmente, al igual que sucedería con etiquetas en botellas de vidrio.

Ahora que contamos con todos los elementos, vamos a iniciar la tarea de reutilizar esos viejos discos de vinilo, y lo primero será calentar el agua en el recipiente escogido, hasta llevarla al punto de ebullición. Con cuidado de no quemarnos, introducimos el disco de vinilo en el agua, y lo dejamos asentar allí. El calor del agua ablandará la superficie, dejándola bien manejable para tomar la forma que deseamos darle a nuestros recipientes originales. Mientras dejamos que el disco tome temperatura, preparamos el recipiente que utilizaremos para darle forma, como un molde de budín o de torta, una ensaladera original, o el que fuera. No hace falta tratar al recipiente con algún humectante o engrasante, ya que el vinilo no se adherirá. De todas formas, si no te sientes seguro, puedes recubrirlos con papel film de cocina.